- COME Y AMA, LO DEMÁS YA VENDRÁ -
Leyendo

Guía disfrutona para comer y amar en Córdoba – es...

Guía disfrutona para comer y amar en Córdoba – escapadas&love

La Córdoba de la jarana, las flores y los vestidos de faralaes. La Córdoba de los califas, los excesos y las mil y una noches. Bajo las piedras de sus calles aún se intuyen las historias enterradas de una ciudad, la capital de Al-Andalus, que llegó a ser la más espléndida y poblada de Europa. Sobre ellas, el jolgorio y la alegría de una Córdoba más viva que nunca en la que el vino y las tapas corren sin pausa. Te invitamos a comer y amar con nosotros en Córdoba: te chivamos qué ver y, por supuesto, dónde comer. Cuáles son los mejores restaurantes para una cena foodie de postín; los mejores patios para tomarse unos vinos jaraneros y las mejores tabernas para catar los clásicos cordobeses que no nos aburrirán nunca -el salmorejo, ¡oh salmorejo!- o su mítico rabo de toro. Acompáñanos, que esto promete. ¡Vámonos! Y olé.

Por cierto, atento al mapa del final para encontrar fácilmente nuestras recomendaciones.

 

guía restaurantes comer Córdoba

guía restaurantes comer Córdoba

Uno de los arcos de la espectacular Medina Azahara

guía comer restaurantes córdoba

Uno de los patios más bonitos del barrio de San Basilio

Ver&Love – qué ver y hacer en Córdoba

Viaja en el tiempo visitando la Mezquita de Córdoba, el Alcázar, la torre de la Calahorra o la ciudad de Medina Azahara

Si te gusta la Historia como a nosotros, en Córdoba vas a emocionarte como un niño. La Córdoba de los califas tiene un pasado que no tiene nada que envidiar al mejor episodio de Juego de Tronos. Cruentas batallas, líos de faldas, traiciones, fanatismo y ostentosos excesos son solo algunos de los ingredientes de una historia que vas a poder leer entre el imponente bosque de columnas de la archifamosa Mezquita de Córdoba, el Alcázar de los Reyes Cristianos (fortaleza de la época cristiana y después sede del tribunal de la Inquisición), la torre de Calahorra (al final del espectacular puente romano, en la que podrás profundizar en la historia de Al-Andalus en un interesante museo y disfrutar de sus vistas sobre el centro)  o Medina Azahara (las ruinas de la espectacular ciudad-palacio construida durante el califato a las afueras de Córdoba). Nosotros te recomendamos de cabeza que hagas uno de los tours gratuitos que se ofrecen de la ciudad, como el de CórdobaPie (fue el que hicimos nosotros y nos encantó). Seguir a una comitiva guiri liderada por un paraguas naranja chillón por las calles de Córdoba puede parecerte la mayor turistada del mundo, y seguramente lo es, pero merece la pena. Los guías son cordobeses apasionados licenciados en Historia que te van a hacer viajar en el tiempo con sus palabras y, de paso, te van a ayudar a conocer la Córdoba de los cordobeses, esa que no viene en las guías. Nosotros le debemos a la nuestra el descubrimiento del fitifiti, un típico combinado cordobés de fino y Pedro Ximénez ¡que está de vicio!

 

Piérdete por las callejuelas de la judería y la antigua medina

Córdoba es una ciudad para callejear. Ojito si vas con coche porque sus estrechas callejuelas pueden darte más de un dolor de cabeza. Si, como nosotros, eres de patear hasta que duelan los pies vas a gozar descubriendo sus casas encaladas, antiguos palacios, angostos patios y olvidadas mezquitas reconvertidas en iglesias fernandinas. La antigua medina y su laberinto de calles se encuentra al oeste de la calle San Fernando y en los alrededores de la propia mezquita de Córdoba (no te pierdas el callejón del Pañuelo y callejón de las Flores, los antiguos baños árabes ocupados hoy en día por un tablao flamenco en la calle Velázquez Bosco, o antiguos palacios de aires medievales como La Casa de las Cabezas). Más hacia el oeste y al norte del Alcázar se encuentra la antigua judería, donde aún podrás encontrar una sinagoga, varias casas-museo muy interesantes como la Casa Andalusí o la casa de Sefarad, los restos de otros baños de la época musulmana -los baños califales-, así como un trozo de la antigua muralla de la ciudad, en la que aún quedan puertas como la de Almodóvar desafiando el paso del tiempo.

 

guía comer restaurantes córdoba

Otro patio en el barrio de San Basilio

Saca al instagramer que llevas dentro a pasear (y posturear, claro) por los patios cordobeses

Si como buen millennial tú también llevas a un instagramer dentro que se emociona cuando ve una pared verde mint, los ojos te van a hacer chiribitas cuando descubras los patios cordobeses. Los más espectaculares abiertos al público los encontrarás en el barrio de San Basilio, al norte de los jardines del Alcázar. Aquí vas a poder hacer un par de rutas por varias casas privadas en las que los propietarios te mostrarán con orgullo sus coloridos patios y, de paso, te enseñarán alguna que otra reliquia histórica la mar de interesante. Si puedes, haz la ruta en primavera y, mejor aún, durante la fiesta de los patios -una competición en la que el patio más mono es el ganador-. Hablando de patios, otros espectaculares son los del Palacio de los Marqueses de Viana (está un poquito a desmano del centro-centro pero la visita merece muchísimo la pena).  Like, like, like!

 

Tómate unas cerves en La Axerquía

Se denomina así a la antigua parte baja de la ciudad árabe, fuera de la medina. Hoy en día su centro neurálgico es la famosa plaza de la Corredera, de estilo renacentista, perfecta para disfrutar de una cerveza bien fresquita en una terraza. Merece la pena acercarse a la preciosa plaza del Potro, dónde encontrarás el museo del famoso pintor cordobés Julio Romero de Torres (el creador del estereotipo de belleza cordobés, la famosa “mujer morena” que puedes ver, por ejemplo, en las míticas botellas de Carbonell-). Y de allí, directo al paseo al lado del Guadalquivir donde podrás, cómo no, tomarte otra cervecita en una de las muchas terrazas de una de las zonas más animadas de Córdoba. Más vale que falte que no que sobre, oiga.

 

Siéntete como un califa disfrutando de un auténtico baño turco -‘hammam’-

Los baños al vapor fueron (y son) una costumbre súper arraigada en la cultura árabe. Aunque hay muchas formas de darse un  hamman -baño turco- normalmente el baño se fracciona en varias fases -primero en estancias calientes donde se lava el cuerpo a fondo con aguas aromáticas y, al final, en una ducha o piscina de agua fría y con una relajación-. En muchos hamman -este también es el nombre que se le suele dar al lugar donde se ofrecen los baños- también existe la opción de acabar con un masaje relajante. Sea como sea, si tienes tiempo, regalarte una experiencia de hamman puede ser una absoluta gozada y una oportunidad para conocer una costumbre centenaria que sigue más viva que nunca en el mundo oriental.

 

guía comer restaurantes córdoba

El Patio de María

Comer&Love – dónde comer en Córdoba

En un patio rodeado de flores, en una azotea con vistas a las torres de la mezquita o en una terraza al solecito en la calle. La cocina de Córdoba es amor, y del que engancha. Te lo dicen dos disfrutones declarados que han gozado como dos niños con ella. Sus clásicos inmortales son el salmorejo (el de verdad, no ese mejunje de bote que compras en el súper) o su alternativa, la mazamorra (Susana se volvió adicta a esta crema preparada con pan, almendras, ajo y aceite de oliva); el rabo de toro (la obsesión local: lo vas a encontrar preparado de un millón de maneras); las berenjenas fritas con miel de caña y, de postre, el pastel cordobés. Te contamos cuáles son los mejores restaurantes y tabernas de Córdoba para disfrutarlos: los de “toda la vida de Dios” y los más foodies que se han atrevido a darle una vuelta creativa (y deliciosa) a la cocina tradicional cordobesa. ¡Vamos!

 

– Para disfrutones de morro fino: los restaurantes más ‘foodies’ en Córdoba –

 

Noor (1 Estrella Michelín): la cocina de alma andalusí del chef Paco Morales

Noor es un precioso proyecto gastro, e incluso cultural, del joven chef Paco Morales. En este restaurante, que ya ha ganado 1 estrella Michelin (Paco ya tenía otra), Paco bucea en las raíces de la cocina andalusí de la época de los califas y la devuelve a la vida reinterpretada desde una mirada moderna y actual sin corsés que nos encanta (no por nada Paco es uno de los máximos impulsores de la alta cocina informal, ¡bien!). Sus platos varían según la temporada, ya que por supuesto Paco  sólo trabaja con producto estacional, pero entre ellas vas a poder encontrar platos como su almena mesopotámica de frutos rojos, regaliz y flores de los jardines de Madinat al Zahara o su Karim de pistacho, manzana con especias del desierto, botarga y orégano fresco. Un viaje desde la Al-Andalus del siglo X que se plasma en tres propuestas de menú degustación por 70, 90 y 130€ pp. (más bebida). Una curiosidad: su carta no incluye ningún ingrediente posterior al descubrimiento de América. No encontrarás ni patatas, ni tomates, chocolate (¡ay!) o pimientos (estos nos importan menos).

Calle Pablo Ruiz Picasso, 8

Tlf. 957 96 40 55

 

Regadera: la cocina fresca y honesta de Adrián Caballero

Regadera fue uno de los restaurantes que elegimos en nuestra escapada a Córdoba y salimos de allí encantados. En este bonito y luminoso local 100% hispter-friendly (incluye su propio huerto de hierbas aromáticas y especias) el chef Adrián Caballero propone una cocina honesta basada en productos frescos de mercado. En su carta vas a encontrar productos de base tradicional y cordobesa, casi siempre con un toque de varita de Adrián como su rabo de toro deshuesado con mousse de patata o su falso risotto. Además, también tienen una genial carta de vinos (muchos por copas, para que puedas probar más) . Suelen tener propuestas fuera de carta. ¡Te encantará!

Ronda de Isasa, 10

Tlf. 957 96 40 55

 

La Cuchara de San Lorenzo – la cocina cordobesa de siempre, con nivelazo

Si eres un ‘morros fino’ en busca de una experiencia auténticamente cordobesa pero con nivelazo vas a disfrutar de lo lindo en La Cuchara de San Lorenzo, el local que desde 2006 dirigen los hermanos Francisco y Narciso López. Narciso es el chef encargado de la propuesta gastro, que ya verás que es muy tradicional, pero con una técnica y un producto siempre de temporada que no vas a encontrar en otros restaurantes de Córdoba (y algún que otro guiño modernete). No por nada la guía Michelin ya lleva tiempo recomendando este restaurante del barrio viejo de Córdoba (decorado de forma muy sencilla, pero agradable). En su carta están todos los hits cordobeses (el salmorejo, el rabo de toro o el flamenquín) pero también otras propuestas como su parmentier de boletus con huevo a 63º, su arroz negro con tallarines de calamar fino o sus xipirones rellenos con arroz pilaw y cebollino. ¡Ah! No olvides reservar un hueco para su torrija caramelizada con sopa de coco 😉

Arroyo de San Lorenzo, 2

Tlf. 957 47 78 50

 

Casa Pepe: la taberna con solera de la judería de Córdoba (con terraza con súper vistas)

En un bonito edificio histórico de la judería de Córdoba encontrarás Casa Pepe. Un restaurante de los de “Córdoba de toda la vida de Dios” distribuido en dos plantas de la casona y con terraza tipo azotea con preciosas vistas y un encantador patio interior de estilo cordobés. El restaurante, en el que se cuenta que comió el Papa Juan XXIII, conserva sus raíces y ese alma de casa de comidas tradicional que nos encanta: aún se mantiene su coqueta barra de los años 20 y todos los comedores tienen ese ‘no se qué’ que los hace acogedores y entrañable. Pero lo mejor es que en Casa Pepe, además, se come de maravilla. Aquí vas a encontrar una cocina tradicional cordobesa revisada con mucha maña y talento por su joven chef  Juan Pedro SecadurasJuan, que describe la suya como “alta cocina de mercado” trabaja una carta en la que no falta ninguno de los clásicos -de los que no nos cansamos nunca- con productos de proximidad seleccionados con muchísimo cuidado. Todo acompañado de un vinito cordobés, o los que caigan -que pueden ser unos cuantos: ¡tienen una carta con más de 60 referencias! Ojito-.

Calle Romero, 1

RESERVA EN CASA PEPE

 

ReComiendo de Periko Ortega : el imprescindible de cocina creativa

Cuando a uno le hablan de un restaurante que se hace llamar ‘ReComiendo Power‘ lo último que se le pasa por la cabeza es un saloncito un poco ñoñi con muebles rococó y mesas camilla con mantel. Una más de las -geniales- incoherencias de este curioso restaurante que se ha ganado a pulso el título del más creativo de Córdoba. Aquí su chef, el peculiar Periko Ortega, propone una carta que parte de la cocina cordobesa para viajar por el mundo y reinventarse. Los platos son un juego en el que Periko recrea recuerdos de su infancia y hace pequeños homenajes a Córdoba a través de unas presentaciones súper curradas y trampantojos (ya sabes: platos que fingen ser una cosa pero, ¡sorpresa! son otra). Todo presentado en un menú degustación en 10 etapas (sus ‘perikadas’) de 36€ + bebida (2018).

Calle Alcalá Zamora, 5

Tlf. 957 10 73 51

 

El Churrasco: el de las carnes a la brasa para quitar el sentido

Inaugurado en los años 70 El Churrasco es otro de los lugares de culto de los cordobeses y, concretamente, de los cordobeses carnívoros. En esta casona típica andaluza distribuida en la zona de barra,varios saloncitos tematizados -cada uno con su nombre y decorado de forma distinta: el árabe, el azúl, el mudejar, el de los abanicos….- y dos patios tradicionales vas a comer unas carnes a la brasa de escándalo. La especialidad aquí es la carne del valle de los Pedroches hecha con carbón de encina y a la vista. Sin embargo, si la ‘carnaza’ no te va estás de suerte, porque en el Churrasco también vas a encontrar una carta de pescados, verduras y mariscos muy completa, además de una carta de tapas típicas. En todos los casos trabajan siempre con producto fresco y de temporada y, cuando se puede, de proximidad. Además, El Churrasco tiene una alucinante bodega con más de 900 referencias que, cuentan las “buenas lenguas”, está entre las mejores de Andalucía.

Calle Romero, 16

RESERVA EN EL CHURRASCO

 

– Para un tapeo 100% andaluz y sin pretensiones –

 

guía comer restaurantes córdoba

El barrio de la judería – Córdoba

Taberna El nº 10: la favorita de los amantes del vino (con azotea con vistas)

Esta acogedora y graciosa taberna de la judería de Córdoba fue otra de las paradas que hicimos en nuestra escapada y salimos muy contentos. La Taberna El Nº10 es pequeñita y coqueta, tiene una genial azotea con vistas al casco viejo de Córdoba  y está especializada en vinos locales (tienen infinitas referencias de finos, amontillados, olorosos y PX).  No te esperes grandes virguerías, porque aquí no las vas a encontrar: la de la Taberna El Nº 10 es una cocina cordobesa casera y sabrosa elaborada -cuando se puede- con productos artesanales y de proximidad. Encontrarás unas resultonas croquetas de cocido, una estupenda selección quesos de Calaveruela, salmorejo, flamenquín o platos contundentes como sus manitas de cerdo. No olvides acompañarlo todo de un buen vino: déjate asesorar por ellos, ¡son unos auténticos expertos!

C/ Romero, 10

Tlf. 957 42 14 83

 

El Patio de María: el patio más ‘instagrameable’ para comer en Córdoba

El Patio de María es otro rinconcito cordobés genuino y encantador perfecto para una comida al sol y sin pretensiones. El restaurante (que pertenece a un hostal) es familiar, pequeñito y muy acogedor y apenas tiene sitio fuera del propio patio por lo que nosotros te recomendamos que vayas a disfrutarlo de día en un día agradable de sol. Allí, sentado en sus mesas de vistoso color azul y rodeado de macetas llenas de flores vas a poder disfrutar de un vino fino y una comida cordobesa casera, sabrosa y sencilla. Quesos con DO de Los Pedroches, gazpacho, salmorejo y su especialidad: los flamenquines. Aquí preparan en diez versiones diferentes (pertenecen a la ‘Cofradía del Flamenquín’ así que ¡algo del tema saben!). Cuando acabes,  ¡no olvides subir tu foto de Instagram! Nosotros ya tenemos la nuestra ; )

C/ Don Rodrigo, 7

RESERVA EN EL PATIO DE MARÍA

 

El Rincón de Carmen: otro precioso patio para comer en Córdoba 

Si eres un amante de los patios cordobeses El Rincón de Carmen te va a encantar. El restaurante, abierto desde finales de los 90, tiene un monísimo patio cordobés en el que podrás comer rodeado de flores. En la carta, de nuevo, cocina tradicional de Córdoba casera y sin pretensiones elaborada con productos de proximidad y con DO del Valle de los Pedroches. Son famosos los tomates de Carmen, el rabo de toro y la presa ibérica con salsas árabes. De postre, deja un huequito para el famoso pastel cordobés 😉

C/ Romero, 4

RESERVA EN EL RINCÓN DE CARMEN

 

Casa Rubio: el “de siempre” con azotea con vistas a la judería

En el barrio de la judería vas a encontrar otro local de los míticos y más queridos de Córdoba: Casa Rubio. Su fachada colorista e instagrameable llena de macetas de flores te llamará la atención nada más pasar por delante (es bastante normal encontrar a algún “postureta” haciéndose fotos en la puerta, jeje). En el interior, Casa Rubio es un restaurante grande y con solera, muy cotizado en la ciudad para celebrar grandes eventos por sus grandes comedores y su gran azotea con vistas al casco viejo de la ciudad y a la Puerta de Almodovar.  ¿Y su carta? Pues, como te podrás imaginar, especializada en cocina cordobesa tradicional. Dicen que sus frituras están de escándalo. ¿Las pruebas y nos lo cuentas? ; )

C/ Puerta de Almodóvar, 5

RESERVA EN CASA RUBIO

 

Bar Santos: la tortilla de patata más famosa de Córdoba (¡que te puedes comer sentado en el muro de la mezquita!)

El Bar Santos es un diminuto bareto frente a la mezquita de Córdoba con una cola perpétuamente instalada en su puerta. En la entrada te recibe un panel de azulejos con el ilustre semblante del afamado Sr Santos y su mítica creación (o mejor dicho, la de su mujer, que no sale en la foto pero fue la creadora de la receta): una inmensa tortilla de patata de un grosor nunca visto (¡lleva 20 huevos y 5k de patatas!). ¿Merece la fama? Le hemos hincado el diente y tenemos que decir que mala no está. Se notan los buenos ingredientes utilizados –huevos camperos bien amarillitos- y el sabor está ahí. Pero le falta la súper jugosidad que le exigimos a toda tortilla de patata. Nos quedamos con muchas otras que hemos probado. Con todo, la experiencia de agarrar un platillo de plástico y comérsela -fino en mano- sentado en el muro de la Mezquita no tiene precio. Si el día acompaña, ¡te prestará por la vida!

Calle Magistral González Francés, 3

Sin reservas. 

 

Bodegas Campos: el favorito del Rey y de la Duquesa

Otro clásico que no muere de Córdoba. Bodegas Campos ya tiene más de un siglo de vida. En sus mesas -muy solicitadas para grandes banquetes y cenorrios– comieron la Duquesa de Alba y, cómo no, los Reyes, siempre fans de los buenos saraos castizos. La carta (adivina) te propone una cocina andaluza y cordobesa de la “peineta a la cola”. La estrella de la carta es el favorito cordobés (con permiso del salmorejo): el rabo de toro. Hacen los coros su rape y su ensalada de bacalao, también muy populares. Si te va la marcha y ya has alcanzado tu dosis semanal de gazpacho en vena quizás te guste más su zona de “picoteo moderno” ‘Pick & Stay’ con una propuesta de tapas clásicas con una vueltilla de tuerca un poco diferente.

Calle Lineros, 32

RESERVA EN BODEGAS CAMPOS

 

La Posada del Caballo Andaluz: la casa de comidas BBB -Buena, Bonita y Barata- (con un precioso patio interior)

La Posada del Caballo Andaluz es una casa de comidas cordobesa tan “de toda la vida” como sugiere su nombre. Aquí, en un local con nada más y nada menos que cinco siglos de historia con un precioso patio andaluz y una amplia terraza, vas a recibir una atención cariñosa y súper familiar. ¿Y qué vas a comer? Pues, como ya te estarás imaginando, una cocina andaluza y cordobesa casera y súper auténtica a unos precios redondos. En su carta vas a encontrar platos -elaborados siempre con ingredientes de temporada y de proximidad- como su ajoblanco (delicioso, te lo decimos de buena tienta porque lo hemos probado), su gallina en pepitoria, su arroz ‘a la cortijera’, su mazamorra (riquísima también) o su salmorejo. En resumen: ¡un restaurante con una relación amor / precio genial!

C/ San Basilio, 16

RESERVA EN LA POSADA DEL CABALLO ANDALUZ

Salir&Love – Copas y jaraneo en Córdoba

Si visitas Córdoba el jolgorio y la jarana no pueden faltar en el menú.  Si te acercas por allí en la época de la Feria de Córdoba vas a tenerlos para aburrir: en el mes de mayo una gran explanada al lado del río se llena de casetas abiertas a todo el mundo en las que el fino y el rebujito corren a espuertas.

Pero tranquilo, el resto del año la fiesta tampoco se hace la tímida: en la zona de la Ribera del Guadalquivir hay muchos sitios de tapeo y copeo dónde empezar a calentar el ambiente: la terraza del Sojo es la preferida de los cordobeses para ver el atardecer con una copa en la mano y luego empezar el bailoteo. Hacia el oeste del centro, el Mercado de la Victoria (un mercado gastro con muchos puestos de cocina cordobesa, española e internacional) también se anima mucho al anochecer. Si buscas buenos cócteles, no te pierdas garitos como el Glacé. ¿Y para terminar la noche? Los cordobeses lo tienen claro: o Bambú o Góngora.

– MAPA CÓRDOBA BY EAT&LOVE –

Y con esto, y un bizcocho, nos despedimos hasta la próxima guía disfrutona. Con cariño,

Susana & Fabio

guía comer restaurantes córdoba

Susana & Fabio en uno de los patios del barrio de San Basilio

 

Susana & Fabio

Somos Susana y Fabio, foodies empedernidos, viajeros y diseñadores de experiencias gastro (eat & love studio). Te recomendamos los mejores locales de Madrid. ¿Te apuntas a comer y amar con nosotros?


  1. Gabriel

    27 mayo, 2018

    Que buen reportaje, muchas gracias Eat&Love.

    Estuvimos hace poco en Regadera, fue solo una parada para comer, camino de Sevilla, y nos gustó mucho, además muy bien de precio, no te desvía mucho de la carretera y se aparca con facilidad.

    Susana, por fin te vemos la cara, eres muy guapa!!! Felicidades a los dos.

    • Equipo eat&love
      Equipo eat&love

      28 mayo, 2018

      Ohhh muchas gracias chicas por los piropos en todos los sentidos ! 🙂 Nos alegremos un montón de que os gustara Regadera y de que os acordarais de nuestros consejitos de camino a Sevilla! Un besote de parte de los dos!

      Su & Fab

  2. Anónimo

    2 junio, 2018

    Buenas recomendaciones!!! Excepto por el tour. En esa empresa NO hay guías oficiales acreditados por la Junta de Andalucía, son ilegales y hacen mucho daño a los que han estudiado durante años para conseguir trabajar en lo que les apasiona y pagan sus impuestos religiosamente. La próxima vez infórmese de este tipo de detalles antes de recomendar a ilegales en su blog.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INSTAGRAM
eat&love en Instagram