- COME Y AMA, LO DEMÁS YA VENDRÁ -
Leyendo

Comer y amar en Kerala (India) – guía de viaje ea...

Comer y amar en Kerala (India) – guía de viaje eat&love

En el mundo quedan muy pocos paraísos inexplorados: uno de ellos es Kerala. Localizada justo en la puntita de la India, esta provincia que tuvimos la suerte de descubrir hace un año es un edén sureño de pantanos y arrozales; aromáticos curries; palmeras ululantes y aldeas de pescadores; templos ‘a lo Indiana Jones’; y y yoga, meditación y ayurveda. Te invitamos a comer y amar con nosotros en un viaje mágico por la India insospechada, esa en la que los occidentales son -todavía- curiosos extraterrestres con cámara. ¿Vamos?

 

templos Kerala India viaje guía

arrozales Kerala India viaje guía

Fabio en uno de los arrozales de Kerala

 

Kerala es una provincia sureña de la India muy popular como destino turístico entre los propios indios: algo así como la Málaga de la India, vamos. Kerala es también una de las zonas más ricas de la India por lo que, si esta es tu primera visita al país, el shock va a ser un poco menor aquí que si aterrizas en el Norte. Eso sí, no te engañes:  Kerala es Tercer Mundo -y se nota-, pero la pobreza no llega a los extremos a los que sí lo hace en el resto del país.

Una de las primeras cosas que resulta impactante de Kerala es caer en la cuenta de que eres el único ‘guiri’ en kilómetros a la redonda (sin exagerar). En nuestro caso fuimos conscientes de este fenómeno por primera vez en el avión que cogimos desde Abu Dhabi a Trivandrum: en nuestra última escala antes de llegar a India, súbitamente todos los occidentales se habían evaporado. Éramos oficialmente los únicos ‘pieles-blancas” del avión (o más bien, Susana lo era: Fabio, morenito él, no daba tanto el cante). Si eres de piel clara y, especialmente, si tienes el pelo rubio o castaño claro (más aún si eres mujer) mentalízate porque te vas a sentir observado/a cual estrella de Hollywood: te robarán selfies (o te los pedirán con una mirada anhelante en los ojos para ellos o para enseñar a su familia la foto con el / la “extraterrestre”), revolucionarás a todos los niños (y adolescentes, ejem) de la región y absolutamente todo el mundo se volteará (más o menos descaradamente) para escanearte a conciencia. Así es la India y, precisamente por eso, nos encanta: aquí aún es posible perderse en un mundo paralelo en el que todo es nuevo y extraño y tú mismo te has transformado en un ser extravagante y sorprendente. Te lo contamos todo con “curries y señales” en nuestra guía eat&love para comer y amar en Kerala. ¡Disfrútala!

 

guia-kerala

Fabio en Kanyakumari (justo en la puntita de la India)

Ver & Love

Si nos conoces un poco sabrás que nos flipan los viajes en los que podemos combinar un poco de cultura y aventura con una cocina deliciosa y -cómo no- las dósis pertinentes de ‘paraísos instagramizables’. En Kerala vas a poder hacerlo (casi) todo. Eso sí, tenemos que ser honestos: no es el mejor lugar para ir a la playa (las indias no tienen precisamente por costumbre solear cual lagartos en bañador -de hecho, se bañan siempre vestidas- y una mujer blanca en bikini fácilmente podría ser noticia de portada del periódico local). Dicho esto, sí que hay hoteles espectaculares (con unas piscinas orgásmicas), pero no son, ni mucho menos, tan económicos (ni tan abundantes) como en países como Tailandia o Indonesia. ¿Incapaz de prescindir de tu ración de postureo playero? Sigue leyendo nuestra lista de cosas imprescindibles que hacer en Kerala: lo mismo te convencemos y, al final, no te importa tanto no poder lucir palmito en la playa 😉

 

Navega por los backwaters en un houseboat

Los Backwaters son una enorme red de canales navegables que conectan marismas, pantanos y arrozales entre frondosos bosques de palmeras, cultivos y pueblecitos de pescadores. Surcarlos es una de las experiencias imprescindibles de este viaje y, probablemente, una de las más bonitas que vas a vivir en la vida (romanticones viajando en pareja, ojo, porque esto se lo vais a contar a los nietos). Y es que los houseboat no son un barco cualquiera: son embarcaciones típicas construidas en madera -tradicionalmente usadas para el transporte de arroz- reformadas hasta ser convertidas en encantadoras casas flotantes -o incluso ostentosos palacios-, con baño completo, agua caliente, cama king size, comedor y, sí, chef privado 😉 -moriremos recordando los curries con gambitas frescas que nos preparaba, ¡uff!-

Y, ¿cómo se contrata un houseboat?, dirás tú. Nosotros reservamos con Soma Houseboats (embarcaciones muy cuidadas, personal amable, cocina increíble y posibilidad de reservar directamente a través de Booking a partir de 100 € la noche con todas las comidas incluidas), pero también puedes acercarte directamente al puerto de Alappuzha (Alleppey), la principal puerta de entrada a los backwaters y lanzarte a negociar un precio mejor. Sea como sea, te prometemos que vas a gozar la experiencia: palabra de Susana y Fabio 🙂

 

houseboat Kerala India viaje guía

Processed with VSCO with c3 preset

El ‘houseboat’ privado en el que recorrimos los Backwaters durante dos días y dos noches

Pasea entre restos del colonialismo europeo en Cochin

Kochi (o Cochin) es la principal ciudad de Kerala y una de las más turísticas. Su centro histórico conserva gran parte de su sabor colonial, con influencias arquitectónicas portuguesas, holandesas y británicas. Comparado con el resto de ciudades indias Kochi es muy tranquila: su centro está repleto de callejas arboladas por las que es un placer pasear y terracitas ideales para disfrutar de un curry de marisco fresco. Nosotros te recomendamos que te patees el área de Fort Kochi, que visites su antigua sinagoga del siglo XVI, el palacio holandés y, cómo no, las famosas redes de pesca chinas de su decadente paseo marítimo. Cuando te canses de pasear puedes relajarte en alguno de sus agradables cafés (por ejemplo, Kashi Art Café o Qissa Café) o flipar con una representación de Kathakali: una mezcla de danza y drama sagrado que escenifica con vistosos trajes, música y gestos famosas historias del hinduismo como el Ramayana.

 

kerala-palmeras

Varkala Beach: la playa favorita de los 'yoguinis'

Varkala Beach: la playa favorita de los ‘yoguinis’

Recorre la exuberante costa en coche (y sobrevive para contarlo)

Recorrer las carreteras indias es una aventura en sí misma y, si lo haces en un coche de los años 50 -concretamente un Ambassador- conducido por un anciano hindú descalzo y en taparrabos, ya ni te contamos. Sorprendentemente sobrevivimos a la experiencia y hoy nos lloran los ojos de la risa cada vez que la recordamos. Y es que, si algo bueno tuvo perderse por las carreteras de Kerala fue la inesperada oportunidad que nos dio de descubrir un auténtico paraíso de aldeas de pescadores, palmerales, marismas y playas vírgenes. Merece la pena parar en zonas de manglares como Poovar y en playas como las de Kovalam -con su pintoresco faro- o Varkala -repleta de hostels para mochileros y yoguinis y cafés de estilo hippy-. Eso sí, no esperes las mejores playas de tu vida para relajarte y ponerte moreno: todo está bastante sucio, el mar suele estar muy picado y como dijimos la población no está ni de lejos acostumbrada a ver a extranjeras luciendo palmito en la arena (ni, de hecho, a ninguna persona enseñando ‘carne’ en general).

 

kerala

Las colinas de té en Munnar

Piérdete en las ondulantes colinas del té de Munnar

Kerala es una región de contrastes. La orilla del mar es un paraíso tropical, pero en cuanto avanzas unos cuantos kilómetros tierra adentro surgen súbitamente los Ghats: una imponente cordillera montañosa repleta de bosques, selvas, valles abruptos, cataratas e increíbles paisajes. En los Ghats existen varias estaciones de montaña a las que muchos indios se retiran para escapar del calor en los meses más agobiantes. Munnar es la más conocida, sobre todo por sus impresionantes colinas cultivadas cual jardín japonés con miles de arbustos de  (un paisaje único que se remonta a los inicios del colonialismo inglés). A pesar de las infinitas curvas del camino, merece la pena venir hasta aquí (ojo, que hace bastante más fresquete que en la costa) y perderse paseando por caminos infinitos en las plantaciones.

 

Persigue tigres en los Ghats

Los atractivos de la zona montañosa de Kerala no terminan en sus colinas del té: las partes más salvajes del estado contienen espesos bosques y selvas pobladas por gran cantidad de animales salvajes. Acércate a alguna reserva natural como Periyar, Chinnar o Parambikulan. Allí podrás ver en su hábitat a una gran diversidad de animales como elefantes, monos, macacos, jabalís, búfalos, ardillas gigantes, ciervos y pavos reales. Y si tienes mucha, muchísima suerte (no, no fue nuestro caso) quizás hasta veas un esquivo tigre de Bengala. Por el camino, puedes parar a admirar preciosas cascadas como la de Athirappilly.

 

madurai-templo-menakshi

Llegando al templo Meenakshi en Madurai

Siéntete Indiana Jones en sus milenarios templos

Quizás los palacios del sur de la India no son tan impresionantes como los del norte, pero sus templos merecen mucho la pena y el hecho de que aquí el turismo sea casi inexistente hace que la experiencia de visitarlos sea todavía más mística e impresionante (sí, exactamente igual que en las películas de Mr Indiana Jones). En Kerala destaca el templo principal de Trivamdrum (Templo Sree Padmanabhaswamy), que por desgracia no se puede visitar; y en el Estado vecino de Tamil Nadu el Meenakshi de Madurai: una mole laberíntica y gigantesca coronada por cuatro coloridas torres con colosales estatuas repleta de peregrinos entregados al éxtasis de la adoración de sus dioses. ¿Ganas de más? Merece la pena acercarse a la punta más sureña de la India, la ciudad de Kanyakumari, dónde podrás visitar un curioso santuario hindú en una isla frente a la costa y templos de peregrinaje (como el Templo de la Diosa del Mar) en los que tienen lugar extraños ritos religiosos.

 

Depúrate con el ayurveda

La medicina ayurvédica india es tan antigua como la china y en Kerala encontrarás los mejores sitios para realizar una cura de ayurveda a la medida de tus necesidades. Desde sencillos masajes con aceites que te ayudarán a eliminar tensiones a tratamientos de semanas que incluyen preparados con compuestos medicinales, purgas y una estricta dieta depurativa, podrás elegir lo que más te convenga. La mejor época para los tratamientos es la del monzón: según nos han chivado, la humedad del ambiente propicia la efectividad de la medicina ayurvédica. ¿Dónde hacerlo? Hay montones de clínicas, pero ojo, porque muchas tendrán el encanto de un hospital del tercer mundo. Si quieres algo un poco más especial, busca hoteles especializados en tratamientos ayurvédicos como Somatheeram Ayurveda Resort.

 

Pasa la noche en un tren indio

Si redactáramos una lista con 1000 experiencias que vivir antes de morir una de ellas sería, sin duda, viajar en un tren indio. Te lo adelantamos: no tiene nada de romántico, pero es algo que hay que vivir y que, sin duda, marca y abre los ojos (aunque suene a cliché, es totalmente cierto: los occidentales vivimos en una burbuja). Nosotros lo hicimos entre Madurai y Trivandrum y, te lo prometemos, la experiencia fue inolvidable (no necesariamente en el sentido positivo de la palabra, jeje). 10h tirados en los catres herrumbrosos de un vagón desvencijado (precedidas de 2h de espera en una estación atestada de gente tirada por los suelos). En Tailandia pasamos por una experiencia similar, pero allí nos recibieron con dos cervezas Singha king size y disfrutamos, incluso, de algún que otro bailoteo en el vagón bar. Nada de eso pasó aquí: no había nada de beber (de hecho el alcohol está prohibido en Kerala); el “baño” del vagón era un interesante agujero en el suelo que, de cuando en cuando, nos regalaba un soplo de intenso hedor para animar el sueño y, por supuesto, éramos los únicos guiris del tren. Una delicia, vamos. Y aún así, volveríamos a hacerlo 😉

 

Alucina con la vida en la India

Sin duda, lo mejor de la India es admirar una cultura completamente distinta, en la que todo es como de otro planeta. Observa la vida a tu alrededor, charla con la gente (que muchos hablen inglés es una gran ventaja), ríete con sus encantadores niños y empápate de su esencia. Una de las mejores experiencias de nuestro viaje fue dejarnos guiar por un anciano conductor de rickshaw para observar la vida cotidiana de Madurai y descubrir mercados exóticos, antiguos telares, lavanderías, lecherías, pequeños templos y todo tipo de pequeños detalles cotidianos.

 

kerala-daal

Un clásico thali indio

Comer & Love

Si la palabra curry te genera escalofríos de puro placer, este es tu viaje. La India es el paraíso de los amantes del picante, como nosotros, con una espectacular gastronomía en la que encontrar miles de preparaciones distintas y que, en contra de lo que aprendiste en los indios de Lavapiés, va mucho más allá del pollo tikka masala.

Si la cocina del norte se caracteriza por sus platos de origen musulmán basados en el horno tandoori y carnes como el pollo y el cordero, el sur es el imperio de los platos vegetarianos (hay que tener en cuenta que la mayoría de los indios no comen carne) o con marisco (consumido sobre todo por los cristianos) cocinados con muchas especias y coco. La cocina regional en Kerala es más ligera, aromática y tropical que en el norte de la India, aunque en la mayoría de sus restaurantes también encontrarás platos típicos de todo el país como el biryani, el cordero al tandoori el chicken korma o butter o las famosas samosas.

 

kerala-comida-callejera

Delicioso pollo frito callejero al estilo de Kerala

 

Si lo que quieres es probar sabores locales, no te puedes perder platos como el Malabar prawn curry (curry de gambas con coco), el Kerala fish curry (curry de pescado del día con coco, especias y tamarindo, theeyal (curry de berenjena con tamarindo y coco), puttu (cilindros de arroz con coco rallado), nadan kozhi varuthathu (pollo frito con cebolla, ajo, chile, vinagre y coriandro), kallumakkaya ularthiyath (mejillones al wok con chiles, ajo, especias y coco rallado), porotta (pan con huevo típico del sur), palappam (una especie de tortita hecha con harina de arroz y leche de coco) y, para desayunar, masala dosa (crepes rellenas de patatas especiadas) con sambar (curry vegetal en sopa) y chutneys de coco y mango.

 

Una de las comidas que nos preparó nuestro chef en el 'houseboat' privado en el que recorrimos los Backwaters

Una de las comidas que nos preparó nuestro chef en el ‘houseboat’ privado en el que recorrimos los Backwaters

 

¿Y dónde disfrutar de la gastronomía de Kerala? Los lugares para comer en el sur de la India son de lo más variopinto: puestos de cocina rápida callejera (no, Don Limpio hace tiempo que no pasa por allí, pero nos arriesgamos: el pollo frito de Kerala lo vale), cantinas en las que humildes comensales locales dan buena cuenta de un “thali” (plato combinado con pan, yogur y varias preparaciones en salsas especiadas, fundamentalmente vegetarianas), restaurantes familiares sencillos que suelen clasificarse entre veg y non-veg y restaurantes de hoteles algo más cuidados (desde los más asequibles, frecuentados por indios de clase media, a espacios de auténtico lujo en impresionantes palacios, dirigidos al público más fino). ¿Sin ideas? Aquí va nuestra lista de recomendaciones:

 

Fusion Bay (Cochin): El Fusion Bay es un restaurante familiar de cristianos sirios muy sencillo especializado sobre todo en platos con marisco y pescado frescos (aunque también podrás encontrar opciones con carne y vegetarianas). No te pierdas uno de sus platos más exitosos: el pez a la holandesa en hoja de banano (Cochin fue colonia holandesa): un pescado del día marinado con jengibre, ajo y leche de coco envuelto en hoja de banano y horneado. Otros platos como el curry de gambas con mango, el pescado al fenugreco o las gambas fritas al estilo de Kerala también son un éxito seguro. Precio: 8 € / pp. aprox.

Malabar Junction (Cochin): The Malabar House es uno de los hoteles con más gusto y rollo de Cochin y cuenta, además, con un agradable restaurante en el que descubrir platos de gran calidad preparados con ingredientes frescos de mercado. El nivel es bastante superior a la mayoría de restaurantes indios y juega sin tapujos con la fusión gastronómica con otras cocinas. Eso sí, no faltan platos de la zona como las tiger prawns con curry thakkali, el pescado con chutney de tamarindo o su Kerala Pollichathu (pescado cocinado en hoja de banano). Precio: 15 € / pp. aprox.

Indian Coffee House (Trivandrum): El Indian Coffe House es un humilde café / restaurante frente a la estación de tren de Trivandrum, muy frecuentado por la gente local, ubicado en un peculiar edificio concebido como una rampa continua en espiral. Además de un buen café, podrás tomar snacks y platos ligeritos como sus míticos masala dosa o su porotta, además de un buen biryani, por un precio imbatible. Precio: 3 € / pp. aprox.

Villa Maya (Trivandrum): La mayoría de los restaurantes de Trivandrum son simples casas de comidas con decoración casi inexistente en las que encontrar platos auténticos, pero sencillos. Pero si buscas algo especial, Villa Maya es tu sitio (casi el único, se podría decir) en la ciudad. Situado en una antigua villa holandesa del siglo XVIII con un precioso jardín, no solo ofrece cocina de Kerala, sino de todos aquellos sitios que han comerciado tradicionalmente con esta región en busca de sus preciadas especias. Además de delicias como el cangrejo relleno con especias de Kerala, podrás encontrar platos de Marruecos o Italia. Precio: 20 € / pp. aprox.

Curries (Vivanta by Taj Kovalam): Si buscas una experiencia foodie cuidada más allá de la cocina callejera y las casas de comidas populares te tocará ir a los restaurantes de los hoteles más lujosos. En el Vivanta by Taj de la playa de Kovalam -uno de los mejores resorts de la región- hay dos restaurantes que merecen mucho la pena. El Curries está situado en una bonita sala del hotel decorada con maderas oscuras. Allí vas a gozar con sus curries delicadamente preparados con carnes y pescados locales y multitud de especias. Son una pasada en cuanto a matices de sabor y textura: nosotros estuvimos y nos flipó. Precio: 25 € pp. / aprox.

Bait (Vivanta by Taj Kovalam): El restaurante Bait es el segundo espacio gastronómico del Vivanta by Taj. Está situado frente a la costa de Kovalam en los terrenos del hotel (al igual que en Curries, puedes venir aunque no estés alojado), en una enorme y preciosa choza de madera completamente abierta, rodeada de palmeras y con vistas al océano. Aquí la cocina se especializa casi al 100% en pescado y marisco, y los precios suben bastante sobre lo que nos tiene acostumbrada la India. Con todo, la experiencia es una auténtica maravilla. Créenos: gozarás. Precio: 35 € pp. / aprox.

 

Salir & Love

Vale, hay un pequeño detalle importante que puede que se nos haya olvidado contarte: en Kerala está prohibido el alcohol. Sí, hablamos en serio: desde hace algunos años impera en la región una particular ‘Ley Seca’ que ha limitado su venta a tiendas gubernamentales y unos pocos locales privilegiados (normalmente hoteles). Si, con todo, las ganas de llevarte un sorbo de cerveza al gaznate son demasiado fuertes, puedes preguntar a cualquier taxista o conductor de rickshaw (el tuk tuk de toda la vida) dónde hay una bottle shop y te llevará raudo y veloz a la más cercana. Los locales suelen amontonarse a la entrada haciendo cola durante horas con mochilas, maletas y cualquier cosa capaz de contener cuantas más botellas mejor, pero no te asustes: si eres turista lo normal es que algún alma caritativa te cuele.

Para salir de noche, las únicas opciones son algunos clubes en hoteles de Cochin, pero todos cierran a las 23:00 (el gobierno es muy estricto). Si te animas, prueba Ava Lounge en el Radisson Blue, la discoteca Tandav en Le Meridien o la discoteca Glow en el hotel Harbour View Residency. Por suerte para los fiesteros, ha habido un reciente cambio de gobierno en Kerala y parece que van a volver a abrir un poco la mano con el alcohol y los horarios.

 

Susana en el jacuzzi del precioso hotel Vivanta by Tah en Kovalam Beach

Susana en el jacuzzi del precioso hotel Vivanta by Taj en Kovalam Beach

Dormir & Love

El Sur de la India no suele conocer términos medios en cuanto a hoteles: o vas a una casa familiar más o menos decente (desde 15€ la noche aprox.) o a un hotel de lujo por todo lo alto (las gangas no abundan: lo bueno, en India, se paga). Nosotros, como siempre hacemos, decidimos combinar alojamientos sencillos y familiares con un par de apuestas muy top (como las dos noches en nuestro houseboat privado o las tres que pasamos en el Vivanta by Taj Green Cove: un espectacular hotel perdido entre palmeras en la playa de Kovalam). ¿Buscando sitios en los que dormir? Aquí van algunas propuestas 🙂

 

Treebo The Royal Heritage (Trivandrum): un asequible y tranquilo hostal situado en una antigua mansión de estilo tradicional. Perfecto para sumergirte en el ambiente de Kerala. Está cerca del centro de la ciudad y además cuenta con un buen servicio de masajes ayurvédicos. 25 € / noche (precios por habitación doble).

Alasr Heritage Home (Alleppey): es una antigua casa señorial con más de 600 años a sus espaldas, reconvertida en casa de huéspedes. La familia que la lleva es encantadora y la cocina casera que preparan está deliciosa. Te pueden ayudar a organizar tu viaje en houseboat desde Alleppey. 20 € / noche.

The Malabar House (Cochin): este hotel, situado en una mansión colonial de Cochin y repleto de obras de arte, es uno de los lugares para dormir más encantadores de la ciudad. Pertenece al sello Relais & Chateaux, por lo que ya te imaginarás que aquí los detalles están muy cuidados. El precio ronda los 110 € noche. 

Vivanta by Taj Green Cove (Kovalam): los hoteles Vivanta by Taj son sinónimo de calidad y buen servicio. Este fue el que nosotros elegimos (sí, al que llegamos después de nuestra penosa noche tirados en el tren) y nos encantó: disfrutamos de lo lindo de nuestro precioso bungalow de madera perdido en medio de un palmeral de ensueño. Disfruta en sus restaurantes, déjate mimar por su encantador servicio, pasea por sus jardines y remójate en su piscina y su jacuzzi sin más preocupación que decidir en cuál de sus tres divinos restaurantes (fueron de los que más nos gustaron de todo el viaje) vas a cenar. Desde 110 € noche.

A Beach Symphony (Marari Beach): un encantador hotel boutique a pie de playa, escondido entre palmeras y espesa vegetación, en el que podrás alojarte en amplias casitas construidas y decoradas al más puro estilo de Kerala que cuentan con su propio jardín privado. Está en Marari Beach, a un paso de Alleppey. Desde 150 € noche.

MAPA EAT&LOVE DE KERALA

 

 

Y con esto y un bizcocho nos despedimos hasta nuestra próxima escapada. No sin antes recordaros nuestro lema: come y ama, lo demás ya vendrá 🙂

Con cariño,

Susana y Fabio

 

Processed with VSCO with c3 preset

Susana & Fabio – Come y ama, lo demás ya vendrá 🙂

Susana & Fabio
Somos Susana y Fabio, foodies empedernidos, viajeros y diseñadores de experiencias gastro (eat & love studio). Te recomendamos los mejores locales de Madrid. ¿Te apuntas a comer y amar con nosotros?

TE VA A GUSTAR...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INSTAGRAM
eat&love en Instagram
32 Compartir
Twittear
Compartir32
+1
Compartir