- COME Y AMA, LO DEMÁS YA VENDRÁ -
Leyendo

12 restaurantes de Madrid con sabor a playa y a veranit...

12 restaurantes de Madrid con sabor a playa y a veranito

Calorcito de los horrores: te odiamos con fuerza todo el verano, pero cuando llega septiembre… ay, cuando llega septiembre. La bipolaridad nos corroe. Nos agarramos al mar como un niño con una pataleta a las piernas de su madre: ¡queremos más pescaíto frito, más playa, más tardes de chiringuito!, gritamos. Por suerte, Madrid nos tiene preparada la arena justo donde la quieren nuestros dedos. Te llevamos de viaje a esos paraísos con sabor a mar que tanto echas de menos: 12 restaurantes con sabor a playa y a verano que, te lo prometemos, son el remedio para tu depresión post-vacacional. ¿Vamos? (o, más bien, ¿volvemos?).

– PLAYAS DE ANDALUCÍA –

chiringo

El Chiringuito del Sr Martin: a pie de puerto

Tu piensas que no. Pero sí. Los chiringuitos en Madrid existen, y el del Señor Martin nos encandila el cuerpo que da gusto, haciéndonos soñar con atardeceres playeros, pescadito frito y cerveza bien fría. Así que, como ya te contamos aquí, en esta taberna de pescaderos siempre podrás vivir en verano. Marta Banús hizo de las suyas en la decoración y ha conquistado el centro de la ciudad con colores cálidos y platos que forman escamas a lo largo de la barra. La propuesta gastronómica, como no, es de mar 100%. Puedes ir a picar algo o a darte un sofisticado festín. Seleccionan la mejor harina y aceite de oliva virgen para las frituras, te dejan elegir pieza de pescado o marisco de su expositor, y su carta es productazo puro y duro. En ella puedes pedir platos como el salpicón de marisco del chiringuito -langostino, pulpo, mejillón y verduritas-, lubina del estero de Barbate en papillote, brochetas de rape salvaje en teriyaki, chipirones encebollados en su tinta o el riquísimo tartar de atún rojo de almadraba.

Precio medio: 30-35€ con vino y postre.
Calle Mayor 31 (Metro Sol)

RESERVAR EN CHIRINGUITO

 

macarela

Macarela: Cádiz en tu plato

El arte que tienen los gaditanos no se encuentra en ningún sitio, y de eso saben -y mucho- Iñigo Landeta y Sergio Navarro, creadores de Macarela. Un local que ya te recomendamos aquí y que nos conquistó con su cocina del sur modernizada, muy honesta, y a precios más que razonables. Su carta rinde homenaje al producto más típico de sus aguas: el atún rojo de almadraba, que encontrarás en todos los formatos posibles: ensalada, chuletón, lomitos, tartar, burger… pero, ¡que no cunda el pánico! Hay muchas otras alternativas, y todas ellas están deliciosas.

Precio medio: 30-35 € con vino y postre
Calle Doctor Fleming 23 (Metro Cuzco)
Calle Monte Esquinza 39 (Metro Alonso Martínez)

 

malaje

La Malaje: sabores para la memoria

Otro templo de cocina del sur, pero esta vez nos trae Córdoba para invadir cada sentido. Uno por uno. Manuel Urbano ha creado la taberna con más arte de Madrid. Se llama La Malaje y su carta respira espíritu andaluz por todos sus poros, apostando por cocina tradicional de la tierra actualizada y modernizada. Aman el aceite de oliva virgen extra y lo traen de Sevilla, Jaén y Almería, y también la sal (la tienen en estalactita para rallar, en lascas o en escamas). El producto lo tratan con respeto y en su local proponen una variedad de tapas o raciones para tomar en barra, una selección de tostas y una carta llena de delicias en forma de entrantes -bacalao desmigado con naranja y aceitunas negras, carpaccio de gamba blanca con ajoblanco y mango, matrimonio de anchoas y boquerones con aceite de ajo-, de principales –corvina salvaje a la montillana o el guiso de vaca vieja discarlux en salsa de almendras– y por su puesto, de postres. O como ellos dicen: ‘la dulcura del sur’: coulant de chocolate blanco con helado y polvo de violeta o queso con membrillo, entre otros. Acompáñalo con cualquiera de los vinos de su tierra, para empujar bien la comida (y la cabeza).

Precio medio: 30€
Calle Relatores 20 (Metro Tirso de Molina)

 

– PLAYAS DE CANARIAS – 

gofio

Gofio: Canarias salvaje

Creíamos que conocíamos la gastronomía canaria, pero nada más lejos de la realidad. Madrid se está llenando de cocinas nacionales que apuestan por desvirtuar su tradición y añadir un giro de tuerca que realmente sorprenda, y a éstas se ha unido la canaria con Gofio. Un local del que ya te hablamos en su día y que volvemos a recomendarte (¡como para no hacerlo!). Su propuesta se centra en productos auténticos de las islas, pero con un toque desenfrenado que engancha. Lo ideal es venir entre risas y amigos para picotear un poco -o mucho-. ¿Su carta? Ingredientes autóctonos de primera y buena técnica, con los que elaboran platos típicos como papas arrugadas, hasta otros más rompedores como el tartar de aguacate, panceta ibérica a la brasa y ali-oli canario. Maravilla. Pero ve de lunes a jueves, que los fines de semana se abarrota hasta los topes.

Precio medio: 20-25€ con cerveza y postre.
Calle Lope de Vega 9 (Metro Anton Martín)

RESERVAR EN GOFIO

 

– PLAYAS DE LEVANTE –

socarratt

Foto: Madrid Diferente

Socarratt: paella “de verdad” en Madrid

Que en Madrid no saben hacer paellas, dicen. Y razón no les falta. Así que Jordi y Rafael Ventura Lasso, dos hermanos valencianos, decidieron traer el Mediterráneo y darnos una lección de las buenas montando su chiringuito particular. Un local de paella valenciana en formato take away (también tienen un pequeño espacio en su local para disfrutarlo ahí mismo) que, además de llamarse Socarrat, nos recuerda que no hay nada como defender nuestra tierra a capa y espada. Por eso aquí se hacen los arroces con ingredientes de primera calidad y a fuego lento, con el cariño que solo la gente de allí sabe hacerlo. Para comer, puedes pedir una ración individual, aunque despachan paellas enteras para grupos de hasta 10 personas. Y además de la receta tradicional, preparan arroz de la abuela -costilla, garbanzo y pimiento-, arroz al horno, a banda, al senyoret y fideuá, entre otros. Pero para los que no quieren solo grano, tambien está la opción de pedir pasta o albóndigas. Mójalo todo en una cerveza La Socarrada -de miel y romero- y cierra el ritual con una de sus geniales tartas.

Precio medio: Raciones individuales 8€ (a domicilio 9€) y paella completa para 6 personas 84€.
Calle San Marcos 2 (Metro Chueca)
Calle Manuela Malasaña 5 (Metro Bilbao)
Pso de la Esperanza 23 (Metro Acacias)

 

arrozcatalina

Que si quieres arroz Catalina: lo queremos, lo queremos

No es fácil ser valenciano y vivir con las paellas de Madrid, ya te lo contaba nuestra Macarena con su recomendació de Que si quieres arroz Catalina. Y es que lo de comer arroz ‘con cosas’ no se lleva bien, pero saborear una paella como Dios manda apetece muy vez en cuando. Por eso en Catalina, cerquita de la Casa de Campo, puedes estar un buen rato eligiendo qué arroz de todos los de su carta te apetece probar, entre los que encontrarás la tradicional paella valenciana (lleva pato, conejo, garrofón, alcachofas en temporada y caracoles, y deberás pedirla con 3 horas de antelación), pero también arroz negro, arroz a banda, señoret, huertano o meloso. Antes déjate caer un poco en los entrantes hasta que se haga el arroz y pide las croquetas melosas de jamón ibérico de bellota, el tartar de atún rojo con pan de tomate o la ensaladilla rusa de Catalina.

Precio medio: 30-35€ con vino y postre.
Calle Principal de Provincias 9 – Palacio de la Misión (Metro Lago).

RESERVAR EN QUE SI QUIERES ARROZ...

 

– PLAYAS DEL NORTE –

barra atlantica

Barra Atlántica: templo gallego en Chueca

Y ya que nos ponemos complicados, vamos a recomendaros un restaurante gallego. Porque damos fe: no es que ellos tengan el morro demasiado fino (que también), es que en Madrid no es moco de pavo encontrar uno que te transporte a esta punta del Atlántico de forma fiel. Por eso Barra Atlántica nos conquistó en su día (te hablamos de toda nuestra experiencia aquí), y nos sigue poniendo a tono a día de hoy. Ya lo petaban en Santiago y por fin llegaron a Madrid con su obsesón por el producto y su espacio informal que invade bocas a base de platos sencillos, puros y, sin estar reñido, actuales. Te recomendamos su moluscada, xoiería y ‘puñados’ para ir haciendo hambre sin moverte de la barra. Sigue con platos como peixes nús, empanada de merluza o el pescado del día. Y, si lo prefieres, pide el menú… ¡merece mucho la pena!

Precio medio: 30-35€ con vino y postre.
Calle Gravina 17 (Metro Chueca)

 

– PLAYAS DEL CARIBE –

la jefa

La Jefa: el Caribe más bonito de Madrid

De La Jefa ya te hemos hablado aquí, y tenemos que reconocer que lo que más nos gusta de este precioso local de esencia caribeña es, como ya sabrás, su brunch (rico y contundente a partes iguales). Pero no podía faltar en esta lista por su origen lejano y libre interpretación de platos tradicionales de aquí y de allí. Sus aires coloniales –pero modernizados- a orillas de Recoletos lo hacen, si cabe, aún más encantador. Y es que Marta Auyanet se ha encargado de la decoración y lo ha bordado. Así que, si vas, haz un tour por todas sus estancias porque merece la pena fijarse en los detalles. Su carta derrocha sabores latinos, asiáticos y hasta canarios. Muy costeña ella, te ofrecerá referencias a Cuba, Venezuela, Perú y sudeste asiático. Sus ingredientes son los habituales en este tipo de cocina, pero ellos tratan de ejecutar la ecuación siempre de forma diferente. Y así encontramos platos como sus deliciosas croquetas de ají de gallina, su mole de carrillera de ternera –con especias, cacao y acompañado de tortillas de maíz- o sus fideos al pesto thai -clásicos fideos de arroz salteados con tofu y setas, pero aderezados con pesto de cacahuete, albahaca thai, lima y chiles-. ¿Y de postre? La torrija. Vamos, ¡sin duda alguna!

Precio medio: 30€
Calle Recoletos 14 (Metro Retiro)

 

habanera

Habanera Colón: La cena más cool de la ciudad

‘’Cuquisitio’’ a la vista. De los creadores de Perrachica, Marieta y Pipa&Co no podía salir otra cosa, más que una monez. Palmeras y plantas por todos lados, sillas estampadas ideales, paredes de papel pintado, grandes ventanales y un ambiente muy cool que nos hace viajar hasta la Habana para echarnos un baile con la gastronomía más tropical (y, eso sí, de “postureo”: no te esperes nivelazo gastro, porque no es el sitio). Un sitio perfecto para venir la típica noche en la que lo único que buscas es un sitio mono, no demasiado caro y que tenga algo que le guste a todos los miembros de tu variopinto grupete de amigoas/as. Porque en Habanera sabes cuando entras, pero no cuando sales. Y es que su decoración te atrapa para que entres, pero el piso de ‘’copeo’’ de arriba te agarra y no te suelta hasta el cierre (literalmente). Su carta se centra en el producto de mercado y es muy variada. En ella encontrarás algunos de sus hits como la tortilla trufada con espuma de patata. Principales como la ropa vieja cubana con arroz congrí y chips de plátano macho, el wok ramen de langostinos –con leche de coco, cilantro y fideos de arroz- o los calamares en su tinta de la tía Bego. El postre viene impuesto, normalmente, por un clásico de Larrumba: la tarta de cumpleaños elaborada a base de galletas María, chocolate y Lacasitos. El cierre perfecto (y saciante) para una noche que solo acaba de empezar.

Precio medio: 30€
Calle de Génova 28 (Metro Colón)

 

zaperoco

Zaperoco: El Japón más tropical

En Velázquez acaba de abrir un oasis que te mete el gusanillo exótico en el cuerpo. Al cruzar la puerta de Zaperoco encuentras dos pisos que desvelan por completo tu curiosidad y despiertan tus sentidos sin previo aviso. Y es que este local de cocina cálida tiene un rollo misterioso que atrae como un imán, y desde luego, es el sitio perfecto para pasar un buen rato a cualquier hora del día. Sus 5 ambientes distintos te van a permitir hacerlo acompañado de una carta a base de platos sencillos, pero de gran sabor y personalidad: fusionan cocina japonesa callejera con gastronomía tradicional de la India, Perú, Brasil o Tailandia. Delicias como las gyozas de cerdo al vapor -con crema de calabaza, sisho verde y sabayón de trufa blanca-, el tataki de atún rojo nikkei con ponzu casero, mezclum de algas kaiso y quinoa inflada, o el wagyu a las 5 especies con emulsión de maiz y mini verduritas. Mención especial para la barra de sushi con ingredientes tropicales y una oda a algunos de sus postres, como los buñuelos de plátano canario -con pan de especias, chocolate, pimienta y cacahuete con helado de vainilla- o la mousse de queso praliné con avellana, crumble de miel, ganache de yuzu y helado de mango. El juego termina con su carta de cócteles.

Precio medio: 30€
Calle Velázquez 102 (Metro Núñez de Balboa)

RESERVAR EN ZAPEROCO

 

– PLAYAS DEL MEDITERRÁNEO –

limone copia

Limone: homenaje a los veranos felices de la infancia

La comida italiana nos pone como locos. Por eso, cuando aparece un sitio fiel a su gastronomía y a su vida mediterránea, aplaudimos con las orejas. Limone es una deliciosa tavernetta italiana con un concepto y una marca diseñados por nuestro eat&love studio. Y no es que miremos su comida con buenos ojos, es que no hay otra forma de verla. Su carta recorre la bota a través del tapeo ‘a la italiana’. Dividida en antipasti, le focaccie, ricette della nonna –inspirados en los platos de la nonna Sandra- y dolci, aunque tenemos que decir que los bocconcini –bocaditos- y las focaccias (dulces o saladas, típicas de la Liguria) son las que llevan la carga protagonista. Así pues, con la tripa llena y un café de Lavazza que despeje la modorra, ¡de paseo nos vamos por el barrio Salamanca!

Precio medio: 25€ con vino y postre
Calle Diego de León 42 (Metro Núñez de Balboa)

 

boho copia

Boho Bar: El Mediterráneo se va de viaje

Estamos en Madrid, pero todavía hay tiempo de hacer la croqueta por la arena, respirar ambiente playero y celebrar lo que queda de estío con unos buenos lomitos de sardinas ahumadas con salmorejo. Y no, ¡no te estamos hablando del Ojalá! Porque existe un amplio rincón en Chueca llamado Boho Bar que se encarga de devolvernos de vacaciones en un abrir y cerrar de ojos, y donde la variable calidad-precio es más que aceptable. No solo nos gusta por su decoración colorida de inspiración ibicenca, sino por su lista de platos mediterráneos y de aires internacionales pensados para compartir (si lo haces con un grupo de amigos alrededor de su mesa redonda – con chimenea incluida- mejor que mejor). Para empezar, encontrarás una amplia carta de entrantes con platos sencillos como ensaladas, croquetas y huevos rotos. ¿Y los principales? Pasta y pizza con masa elaborada por ellos mismos, carnes jugosas como el tataki de presa ibérica y pescados muy sencillos – pero sabrosos y bien presentados- como el tartar de atún servido sobre un bajoplato de hielo. Y, como remate final, una carta de 9 postres clásicos: Nathalie’s cheescake, brownie o Coulant au Chocolat con helado de violetas son algunos de ellos.

Precio medio: 25-30€ con vino y postre.
Calle Colmenares 13 (Metro Chueca)

Beatriz Jarauta
Redactora creativa. Heavy eater. Una vez Brandon Boyd me contestó a un tuit.

  1. Alba

    23 septiembre

    No es como estar en la playa pero no está nada mal 🙂 Habrá que ir a probarlos hasta que se pase la depresión post-vacacional (que a mí me dura casi, casi hasta las vacaciones siguentes).

    • Equipo eat&love
      Equipo eat&love

      26 septiembre

      Reconocemos que no es lo mismo (pero ayuda!) 😉 Ánimo con lo que nos queda por delante!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INSTAGRAM
eat&love en Instagram
231 Compartir
Twittear
Compartir231
+1
Compartir
Email