- COME Y AMA, LO DEMÁS YA VENDRÁ -
LEYENDO

La Lorenza: espíritu tabernero (y mandanga gallega) en ...

La Lorenza: espíritu tabernero (y mandanga gallega) en Lavapiés

LA LORENZA TABERNA

COCINA

ESPAÑOLA – GALLEGA

PRECIO POR PERSONA

20-25 € pp. (con vino y postre)

♥︎ ♥︎ ♡

No sé tú, pero nosotros cada vez sentimos Lavapiés más como una casa y menos como un barrio por el que dejarnos caer solo cuando aprieta la hora del vermut (y así te lo contamos en esta lovely Guía para comer y amar en Lavapiés). Por eso seguiremos recomendándote cada rincón de sus calles que nos haya enamorado. Hoy le ha tocado el turno a La Lorenza. Una taberna con infinito respeto por ‘lo de siempre’, por la cocina hecha a corazón abierto, por la clientela de toda la vida y por las charlas a carcajada limpia a manos de un Godello. Hoy queremos contarte por qué la hermana pequeña y gallega de La Falda (uno de los clásicos del barrio, creado por los majísimos Xan y Claudia) es un refugio para la gente de verdad. Dicen que Lavapiés está que arde… pues entonces nosotros queremos quemarnos dentro 😉 ¿Te vienes?

 

La Lorenza

 

Ahí en la estrechez de la calle Piga, bien a cubierto de la marabunta jaranera que inunda el barrio en fin de semana, vive nuestra protagonista de hoy: La Lorenza. La neotaberna que mira hacia la que antaño, cuentan, fuera una antigua sinagoga ahora convertida en la Parroquia de San Lorenzo. Pero esta no es la única historia que han presenciado sus muros de piedra. Y es que este espacio era el mítico bar llamado San Lorenzo (valga la redundancia) regentado por Nemesio y Lola. Una pareja que tras 14 años se ha jubilado y ha pasado el testigo, con mucha suerte, a Xan Otero (Santiago de Compostela) y a Claudia Rodríguez (Madrid), quienes han agarrado el proyecto con muchas ganas. Pero también con una buena trayectoria a sus espaldas. Y es que, como te contábamos al inicio, ellos son quienes convirtieron a La Falda en un local de culto (tanto para el aperitivo como para darte una buena comilona) en Lavapiés. Ahora son ellos los que continuarán contando su historia. 

Y como esta pareja ya sabe lo que es ‘ser del barrio’ desde hace unos años, han querido rendir homenaje a los antiguos dueños manteniendo sus míticas patatas rizadas con salsa secreta como aperitivo que siempre sacaban. Pero también conservando toda la estética interior, con sus azulejos típicos de los bares más antiguos de Madrid y esa larga barra de zinc a la que tantos clientes se han encaramado durante años. Con una zona en la entrada llena de luz natural perfecta para la jarana de día, pero con un salón a la derecha genial para comidas y cenas entre amigos hasta las últimas copas de la noche. 

 

La Lorenza

 

Y ahora vamos a lo delicioso del asunto: ¿cuál es la propuesta gastro de La Lorenza? Aquí lo que te proponen son clásicos de taberna elaborados con mucho mimo y con producto de primera. Recetas de toda la vida que, si se hacen como en su cocina, no fallan. Se siente el respeto por los hits madrileños, la curiosidad por los aires viajeros y una clara nostalgia gallega obra de Xan que hace de hilo conductor en toda su carta. Platos informales, castizos y con un toque gamberrete que los llena de sabor. Perfectos para disfrutarse en un almuerzo o en una cena entre amigos y sin prisas. 

Al contrario de lo que pueda parecer, la pequeña carta de La Lorenza no es como la carta de La Falda. Es verdad que comparten algún clásico, como su es-pec-ta-cu-lar tortilla de patata, pero cada una tiene su propia personalidad. No hace falta ni decir que aquí el protagonista es el producto español, pero cobra especial importancia la materia prima gallega. Como Xan nos cuenta, elaboran platos imprescindibles en toda taberna, tanto para picotear como para llenar el pozo en condiciones. Entre ellos preparan desde su riquísima ensaladilla rusa, pasando por las croquetas, la cecina o los embutidos, hasta el canelón de manitas de cerdo, rabo de vaca y setas o la costilla de ternera a baja temperatura con puré de dátil ahumado. Todo con pintón.

No te olvides de preguntar por los platos fuera de carta porque son una de las claves del local, y es que los preparan siempre con el productazo que sus proveedores tienen disponible en ese día. Además no nos olvidamos de los postres que elabora Claudia diariamente (menuda tela). ¿Lo más curioso? Ella no es muy de dulce, pero los borda que da gusto. Atento al coulant de almendra con espuma de crema de orujo, a la sopa de mango con helado de choco blanco, granizado de menta y frambuesas o al strudel de manzana. Queremos probarlos todos ya, pero de momento nos hemos conformado con la bestialidad de tarta de queso con gorgonzola que vas a ver más a bajo…

Ahora sí que sí, el momento que tanto estabas esperando: te contamos nuestra experiencia plato a plato en La Lorenza. Una taberna por la que dejarnos caer, claramente, siempre que podamos 🙂

 

– LA LORENZA, PLATO A PLATO –

 

La Lorenza

Gyozas de pulpo

El entrante perfecto llegó en forma de gyozas de caldeirada de pulpo con patata de espuma ahumada. Suena complejo, pero no lo es. La pasta en su punto justo, el pulpo con todo su sabor, la espuma suave y cremosa (para chupar plato) y el crujiente de arriba con pimentón fue el remate ideal. Toda la mezcla en tu boca era un vicio. (Chivatazo: se dice, se comenta, que las van a empezar a hacer de lacón y grelos, así que ojito gallegos).

 

La Lorenza

Tortilla de patata

Esta es la niña consentida de la casa, la que venía de petarlo en La Falda, su otro local. La elaboran jugosa, líquida y muy sabrosa. Los huevos que utilizan son de Gallina de Mos, de raza autóctona gallega. Una granja que solo tiene 100 gallinas que viven en libertad (el día que no ponen huevos, se quedan sin hacer tortilla). El resultado final es una tortilla que parece de Betanzos, pero no lo es. Y es que esta también rompe en líquido al abrirse, pero no tanto, sino más poco a poco. Si no la has probado no esperes más. Es un espectáculo.

 

La Lorenza

Carrillera de cerdo ibérico

Estas carrilleras de cerdo ibérico vienen empapadas en una rica salsa de cebolleta, caldo de la carne y nata. Quedan jugosas, pero no se comen solas. Porque les dan un toque diferente metiéndolas en una cazuela junto a estos macarrones gratinados con queso galmesano (sí, galmesano, un grana padano a la gallega que elaboran en Arzua).

 

La Lorenza

Raya a la mantequilla de P.X.

Esta enorme raya nos sorprendió. Venía dulzona y con un toque de sal, jugando con un contraste delicioso. Jugosa, se deshacía con solo hincarle el tenedor. Primero la cuecen y después la pasan por la sartén. ¿Su producto? Recién traído de la lonxa de Coruña. Y eso se nota.

 

La Lorenza

Tarta de queso con gorgonzola

¿Cómo es posible que alguien sin especial cariño por el dulce haga una tarta de queso de este pelaje? Claudia la elabora prácticamente con los ojos cerrados, y lo que sale de su horno es muy fuerte. Otro rollo, vamos. Una tarta jugosa, cremosa, líquida y todo a la vez. Ah, y con el toque a gorgonzola que le da la acidez perfecta. Para compensar le meten una mermelada de arándanos dulzona que la deja niquelada. Irte sin probar esto sería puro sacrilegio, ya te lo decimos.

 

Esperamos que te haya gustado nuestra recomendación de hoy. Si te molan las tabernas de toda la vida y los clásicos elaborados con producto de verdad, este garito te va a encantar.

Y con esto, y otro trozo de tarta de queso, ¡me despido hasta la próxima! 😉

 

LET’S GO, BABY!

DIRECCIÓN

Calle del Dr. Piga, 3 (Metro Lavapiés)

RESERVAS

Tlf. 911 82 69 28

RESERVAR ONLINE


TE VA A ENCANTAR...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al usar este formulario nos autorizas a que almacenemos tus datos.

INSTAGRAM
eat&love en Instagram
Shares