- COME Y AMA, LO DEMÁS YA VENDRÁ -
LEYENDO

La Nobia: la castizotaberna más descarada de Lavapiés

La Nobia: la castizotaberna más descarada de Lavapiés

LA NOBIA

COCINA

TRADICIONAL MODERNIZADA

PRECIO POR PERSONA

20-25€ pp. (con vino y postre)

♥︎ ♥︎ ♡

Desperezarte de un siestón, ducha para quitarte la modorra, gafas de sol en posición y muchas ganas de mamonear por las terrazas de Lavapiés con los colegas de siempre (o con los que hiciste la noche anterior). La mesa se llena de vasos y las charlas se alargan hasta las mil, pero tu estómago empieza su Orquesta Sinfónica de Viena particular y toca decidir donde llenar el pozo a base de bien. Ante esta situación puedes consultar nuestra Guía para comer y amar en Lavapiés o, directamente, ir a tiro fijo y meterte en La Nobia. Una rebelde sin causa, desvergonzada y con ese aire canallesco que tanto pone. Aunque en el fondo está enamorada del Madrid más tradicional. Un poco rara la tía. Pero es que (como dice su creador) la novia de Juan Raro no podía ser normal. Atento a este proyectazo de la calle Salitre, porque es exactamente lo que tus tripas andaban buscando. ¡Dale!

 

 

Cruzas la entrada de La Nobia y apareces en un espacio que mola sin pretenderlo, de esos que van al ritmo del barrio que les acoge y se adapta genial a él. Informal, con rollo y un gusto por la decoración muy cañero. Este local que tan solo lleva 8 meses de rodaje ha querido contar con las manitas de Ze Carrión (artista amigo del dueño con quien ya colaboró en su otro restaurante) para dar vida a esa novia rebelde que vas a ver en sus cuadros y en su enorme mural junto a la cocina. Todo bien acompañado de preciosas sillas restauradas por Sra Wood y mesas y taburetes traídas de OTRO Taller. Un espacio que respira arte y lo expulsa por todos sus poros, como casi todo lo que ocurre en Lavapiés.

Aunque esto no les viene de nuevas, porque su primer local (aquel triunfal Juan Raro de la calle Miguel Servet 7 que conquistó a todos los vecinos) también tiene una identidad artística muy marcada. No solo por su fachada, sino por su empeño en impulsar el curro de artistas con exposiciones de arte y otros eventos. Esta vez, para La Nobia, buscaban centrarse de lleno en la gastronomía. Por eso poco a poco irán incluyendo cenas maridadas, catas y cursos de cultura gastro (stay tuned con sus redes sociales, porque pinta planazo). 

¿Sus creadores? Juanma Ortega y el chef Chema Claudio (entre otros). Dos currantes y amigos que se instalaron en Lavapiés hace ya 5 añitos y que han formado parte de la asociación de comerciantes del barrio (vamos, que integrados estaban un rato). Quisieron echarle novia a ese personaje de ciencia ficción de la novela que inspiró su otro local, y de ahí nació la nobia (con ‘b’) menos convencional de Madrid.

 

 

Y ahora vamos al turrón del asunto. ¿Cómo es la cocina de La Nobia? Se definen como castizotaberna, y su propuesta gastro lo confirma: le pegan duro a la cocina tradicional, pero utilizan ingredientes de aquí y de allí para elaborar deliciosos platos madrileños. Porque en este barrio jugar con el curry o los chiles está más que justificado, así que siempre andan experimentando con los sabores. Hagan lo que hagan, ponen especial empeño en trabajar con proveedores locales y en diseñar una carta estacional que vaya cambiando sus elaboraciones cada 6 meses.

En su carta te vas a encontrar un poquito de todo (y todo rico, palabra de eat&lover) y es perfecta para compartir, y es que a Juan le tiene prendado esa costumbre que tenemos en tan pocos países de pedir platos para compartir (aunque nosotros lo de compartir el postre lo llevamos más bien mal).

Asoma la cabeza por encima del resto el recetario madrileño de toda la vida de Dios. Y lo hace con sus callos, sus patatas a la importancia con gambas, el mollete de calamares con ali-oli de lima o ese cocido en 3 vuelcos que tienen en sugerencias solo los viernes. En sus entrantes podrás catar sus ricas croquetas de trigueros con chutney de pimiento rojo o la calabaza asada con brócoli, hummus de lentejas y alcachofa crujiente (pintaza). ¿Y del mar? Platos como los buñuelos de bacalao con pisto o el arroz negro que nos zampamos nosotros con pulpitos y ali-oli de manzana verde. Los más carnívoros gozarán con el jarrete de cerdo a baja temperatura con glaseado de jengibre y cilantro o con los canelones de pato confitado sobre zanahorias al vermut (ojito) y jugo de pimienta rosa. El cierre de fiesta viene con sus tartas, como la de queso o zanahorias y pistachos, el pastel de chocolates o esa poco convencional leche frita al Madroño (con salsa de limón). Los veganos aquí también tienen su hueco, y es que ahora mismo, aunque pueda ir cambiando, al menos 5 platos de su carta son veggies.

Para mojarlo todo no se quedan cortos ni na y ahí, junto a su barra, podrás ver un par de pizarras. Una reza varios nombres de cervezas artesanales, y la otra viene propuesta por los reyes del aperitivo en Lavapiés: La Fisna. El mítico local conocido por sus vinos honestos, muy poco tocados, autóctonos y generosos. La unión hizo la fuerza, así que la vinatería se encarga de emborrachar a La Nobia cada tres meses. Nos parece lo más. Ah, y si quieres que la fiesta siga después de la cena, aquí puedes quedarte de charleta y copeteo hasta la madrugada 😉

Sin más tonteo nos vamos a un plato a plato en La Nobia, un local que nos hace cosquillas de principio a fin y que estamos seguros de que te molará 😉 ¡Arrancamos!

 

– LA NOBIA, PLATO A PLATO –

 

Bocados de bacalao con calabacín

Para ir abriendo boca fuimos de cabeza a por estos bocados de bacalao con calabacín y cebolla roja que preparan sobre un salteado de pimientos asados y espinacas. El bacalao muy bueno, y el envoltorio le da un toque muy fresquito que nos ha encantado. Un plato muy sencillo. Sin trucos, solo buen hacer y sabor.

 

Tataki de ternera

Seguimos la fiesta con este tataki de ternera. La carne genial: fina y jugosa. ¿Y debajo? Una ensalada de arroz, alga wakame y una suave mahonesa de jalapeño que le daba un toque picante muy bueno. La mezcla en la boca nos encantó. No parece un plato demasiado grande, pero lo es. Y llena, así que es perfecto para compartir (como prácticamente toda su carta).

 

Arroz Negro con pulpitos

Este arroz negro era bien marinero con sus pulpitos y un suave ali-oli de manzana verde que le daba un toque diferente.

 

Lomitos de corvina

Para ir cerrando la parte salada seguimos con otro plato de mar que desde ahora tendréis en la carta. Estos lomitos de corvina con ragú de puerros estaban súper suaves y jugosos. Buenísimos. Debajo un buen puñao de patatas asadas y cortadas en gajo empapadas en curry rojo que elaboran ellos mismos (igual que el resto de salsas o mahonesas). Un plato que sorprende, y aunque todo está para chuparse los dedos, a nosotros es el que más nos gustó.

 

Pastel de 3 leches

Ya sabes que si hay postre, SIEMPRE se pide postre. No es opcional. Aquí nos zampamos este estupendo pastel de 3 leches coronado con una buena bola de helado de Baileys. Buenísimo, pero ojocuidao, que es muy contundente.

 

Como ves La Nobia es el combo perfecto entre buena cocina, buena bebida, buena gente, buen rollo, buenos precios y buen ambiente. Un ambiente en su mayoría protagonizado por la gente del barrio: los que ya acudían religiosamente a Juan Raro y los que van descubriéndolos poco a poco. Esperamos que te haya gustado nuestra recomendación de hoy, porque es uno de esos sitios a los que apetece volver siempre, ¡así que no dudes en hacerles una visita!

Y con esto, y un bizcocho, ¡nos despedimos hasta la próxima! 😉

 

LET’S GO, BABY!

DIRECCIÓN

Calle Salitre, 45 (Metro Lavapiés)

RESERVAS

Tlf. 910 01 59 67


TE VA A ENCANTAR...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al usar este formulario nos autorizas a que almacenemos tus datos.

INSTAGRAM
eat&love en Instagram
Shares