- COME Y AMA, LO DEMÁS YA VENDRÁ -
LEYENDO

Limbo: el asador de pollos más cañero (y jugoso) de Mad...

Limbo: el asador de pollos más cañero (y jugoso) de Madrid

LIMBO

COCINA

ASADOR

PRECIO POR PERSONA

15-20€ (con cerveza y postre)

♥︎ ♥︎ ♡

No, querido lector. No importa lo sencillo que parezca hacer un huevo frito. La realidad es que, mientras tú te envuelves un brazo en trapos de cocina para que no te salte el aceite, tu madre o tu abuela ya han hecho una docena de ellos con los ojos vendados. Lo mismo ocurre con Limbo: el asador de pollos del Grupo La Musa que recoge recetas muy simples, de esas que parecen ‘facilillas’ (pero que no lo son) y las convierte en platos súper sabrosos apostando por la calidad y los procesos. Arrasan con una carta diseñada por el chef Javier Brichetto y están ubicados en uno de los espacios más cañeros de Malasaña (dentro del Bastardo Hostel). Para colmo tienen unos precios de morirse. ¿Necesitas algo más? Nosotros volver (por décima vez). ¡Venga! ¡Que nos vamos!

 

Limbo

 

Bastardo Hostel no es un hostel cualquiera, y por eso el restaurante elegido para ocupar toda su planta baja tampoco debía serlo. En este edificio de grandes ventanales entra la luz a borbotones para iluminar todo lo que se está “asando” por dentro, que no es poco. Y es que Bastardo Hostel no solo es un bonito espacio de aires industriales, hierro, madera y techos altos (ideado por Triscaideca Studio), sino un lugar súper versátil que respira buen rollo por los cuatro costados. En él encontrarás dos partes bien diferenciadas: nada más entrar, a la izquierda, la zona de cervecería (o ‘Pica Pica’ que le llaman) donde sentarte a picotear, catar cervezas artesanales o ver, por ejemplo, una sesión de microteatro. Mirando hacia el otro lado verás la zona de comedor de Limbo, con una barra de sillas altas, mesas más informales para compartir entre amigos y otras circulares un poquito más íntimas. Todo con una vista perfecta de ese horno en el que hacen todo. 

 

Limbo

 

El Grupo La Musa es la cabecilla pensante que anda detrás de Limbo y de otro puñado de garitos más, como La Musa, La Musa La Latina, Ojalá, Run Run Run y Cafetería HD (aquí unos fans incondicionales declarados).

¿Y el chef? A los fogones de Limbo está el argentino Javier Brichetto, quien también diseñó la propuesta gastro de sus locales hermanos. Su idea era bien sencilla: montar un asador de pollos que tuviera un toque innovador. Dicho y hecho. Así es como nació la carta de Limbo: un concepto en el que un súper horno de carbón y madera (diseñado por un experto artesano en exclusiva para ellos) es el eje principal de todo. En él dan vida a una pequeña lista de platos a la brasa y a un pollo asado que se convierte en el prota de la peli (y con razón). Este horno es tipo camión cisterna y se divide en 3 secciones: 2 para el pollo y una tercera para costillas, hamburguesas y otros deliciosos menesteres. Igual que se hacía antes: con fuego de verdad, para que el sabor no se pierda.

 

Limbo

 

La carta de Limbo es de las que nos gustan a nosotros: pequeña y matona. Y es que, si haces bien las cuatro cosas que haces, ¡no necesitas nada más! En ella podrás pedir entrantes (como el queso Provolone a la chapa con pimientos asados); principales (pepito cheese de picaña a la parrilla, hamburguesa de ternera, el pollo o las costillas) y guarniciones (como el maíz gratinado, los baked beans con bacon ahumado o los tomates a la brasa -geniales-). Además dan plena importancia a que las barbacoas y otras salsas sean totalmente caseras, lo cual se agradece y mucho. Para el cierre final también tienen postres que elaboran ellos mismos, como el mug cake de chocolate con helado de galletas o lemon pie con galleta de mantequilla y merengue quemado.

Y como no todo va a ser comilonas de medio día, en Limbo también apuestan por un picoteo mañanero bastante prometedor. No solo a base de tostas, bowls de fruta y bizcochos, sino también con un pequeño menú de brunch. Para acompañar (y esto ya nos importa bien poco a qué hora del día se haga -mientras se haga-) tienen su propia cerveza artesana que no solo tiene una etiqueta molona, sino que está bien rica. Sus alcoholes, por cierto, son macerados. 

Y como cada post, vamos con la mandanga de verdad: el plato a plato para que tú, disfrutón, veas lo que te puedes zampar si te pasas por allí. Y, créenos, es uno de esos sitios salvavidas donde se come bien a buen precio y merece la pena en casi cualquier ocasión 😉 ¡Vamos a ello!

 

 

– LIMBO, PLATO A PLATO –

 

Limbo

Berenjena 

Esta berenjena a la brasa sabía a lo que tenía que saber. Pero además llevaba queso labneh casero (una especie de queso-yogur al que le quitan el suero y queda bien cremosón). Un poco de sésamo y pistachos y ‘pa qué más’.

 

Limbo

Tomates a la brasa

¿Cómo una cosa tan simple puedes estar tan buena? ¿O es que tienen algún secreto que no nos han contado? Lo cierto es que estos cherry la magia que tienen es haber estado un ratito a la brasa y ser rociados con aceite de ajo de ajos asados y perejil. Pero saben a gloria y no les hace falta nada más. Ellos solos están estupendos. Si te los comes directamente de la rama como en el cuadro de Murillo en el que salen los niños comiendo uvas, ¡ya triunfas!

 

Limbo

Patata asada de feria

Un poco gordo, pero bien rico. Genial para acompañar cualquier otro de sus platos. Esta patata asada al horno la vacían y la rellenan de bechamel, cebolleta china y la culminan con bien de queso gratinado por encima. Ñam Ñam.

 

Limbo

Pollo asado

Llegó el plato estrella. Este pollo al carbón lo maceran durante 24 horas en chipotle, ají panca, aceite de oliva, pimienta y sal y luego lo terminan al horno. El producto que utilizan es pollo tomatero, criado en granjas y alimentado con verduras y pienso preceptivo (suena a chino mandarino, ya, pero no te asustes).

Les queda sencillo, jugoso y (muy importante) nada seco. Imposible que lo esté cuando te ponen un cuenco a parte con el propio caldo (aunque más espesito de lo que te imaginas) justo alado para ir rociándolo. Además aquí tienes la opción de mojar en algunas de sus otras salsas caseras que elaboran para la ocasión, como la salsa cremolata (con aceite, zumo de limón, perejil, sal y pimienta) o la salsa tari (una mayonesa con ají amarillo y cilantro) que pica un poco. El acompañamiento son unas chips bien crujientes. Perfecto.

 

Limbo

Costillas

Ay, qué costillas tan jugosonas. Las preparan a base de 3 tipos diferentes de cocción: smoker, baja temperatura y parrilla (el último paso) con la salsa barbacoa Jack Daniel’s casera. ¿El resultado? Se deshacen al primer mordisco, y eso amigo, es placer del duro. Si quieres más salsa pide más salsa, que te ponen otro cuenco.

 

Limbo

Lemon pie

Sus postres, como ya te hemos contado más arriba, son caseros. Los elaboran ellos mismos en la sala de producción que tienen debajo del local. Nosotros, como casi siempre, nos lanzamos de cabeza a por el lemon pie. Una pequeña obsesión, nada importante (SOS). Lo hacen dentro de un tarrito de cristal con una crema suave (y ácida al mismo tiempo) de limón, un crujiente de galleta que se va perdiendo entre la crema y un merengue que terminan quemando al final. Cierre genial.

 

Esperamos que os haya gustado y que lo visitéis tanto como nosotros, ¡ya es un clásico! Y con esto, y otro lemon pie, ¡nos despedimos hasta la próxima! 😉

 

LET’S GO, BABY!

DIRECCIÓN

C/ San Mateo 3 (Metro Tribunal) – Ver en Google

RESERVAS

Tlf. 682 51 95 35

RESERVAR ONLINE


TE VA A ENCANTAR...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al usar este formulario nos autorizas a que almacenemos tus datos.

INSTAGRAM
eat&love en Instagram
Shares