- COME Y AMA, LO DEMÁS YA VENDRÁ -
LEYENDO

Sunne: fusión con corazón (y chispazo) en Chueca

Sunne: fusión con corazón (y chispazo) en Chueca

SUNNE

COCINA

CREATIVA CON TOQUES ORIENTALES

PRECIO POR PERSONA

25-30€ pp. (con vino y postre)

♥︎ ♥︎ ♡

Imagínate sentado en el porche de una casita de madera perdida entre las montañas de Suecia, relajado, leyendo un libro y esperando a que termine de hacerse la cena. Suena muuuuy bien, ¿no? Pues esto es lo que debió de pensar el creador de Sunne cuando decidió tirar la casa por la ventana y traer toda esa esencia nórdica a pleno Salesas. Aunque su cocina no se casa con nadie, sino que explora cada día para seguir evolucionando pasito a pasito. Hoy te llevamos a conocer este rincón de la calle Santa Teresa. Un proyecto muy joven (a pesar de llevar año y medio abierto) que fusiona genial el productazo español, las influencias asiáticas y la tozudez extrema del chef Paulino Bernabé por aprender. Te lo contamos todo, como siempre, con ‘’palillos y señalres’’ 😉 ¡Atento!

 

Sunne

 

Cuesta un poco imaginarse rodeado de lagos, montañas y aire puro en pleno bullicio de Madrid, pero cuando entras a Sunne apareces en un salón tan tranquilo que ayuda bastante a viajar con la mente (y con el paladar, claro). Y es que este rincón situado justo alado de la Plaza Santa Bárbara te mete dentro toda esa serenidad que casi siempre nos falta en la gran ciudad. Por eso Sunne lo han decorado su creador personalmente, recordando las típicas cabañas nórdicas de madera, llenas de luz, color y tranquilidad. Todo artesanal, porque -ojo- su padre tiene un taller artesano de fabricación de guitarras y han empleado esa madera sobrante para diseñar el local. Así es como fueron haciendo mesas, sillas y otros objetos.

¿Y el chef? Paulino Bernabé. Un chaval (no tan chaval) de 24 años con las ganas de un niño y la cabeza de un profesional. Cuando era más peque se formó en la escuela de cocina de Madrid, Hotel Escuela, y después pasó a trabajar para varios restaurantes, entre ellos Lúbora (echa un ojo a nuestra visita aquí). Paulino se atreve con lo que le echen y es un nato explorador de los sabores. Se nota desde el minuto uno que lo que siente por la cocina es pasión con todas las letras. Cada agosto se va modo retiro a una casita que compraron sus padres en Sunne, Suecia, la ciudad que inspiró su proyecto. Allí, mientras tú te torras al sol de alguna playa española, tenemos a Paulino poniendo su cabeza patas arriba a base de ingredientes, recetas y libros (muchos libros). Todo el día leyendo, probando y experimentando para volver en septiembre con una mochila llena de ideas y nuevos platos.

Por eso, para Paulino, Sunne no es un simple restaurante: es un espacio abierto a la experimentación. Su propia experimentación. Sabe que a su edad aún le queda mucho por aprender, y él te lo cuenta de la forma más simple, honesta y pura que existe: ‘Sunne es mi prueba y error, el lugar donde venga a jugar y a poner sobre la mesa todo lo que voy aprendiendo. Todo está por probar’.

Sunne

 

Y después de saber todo esto, te estarás preguntando… ¿cuál es la propuesta gastro de Sunne? Pues bien, básicamente, Paulino hace lo que le da la gana. Así, bien crudo. Bien atento a lo que pasa a su alrededor, pero aún más inmerso en sacar de sí mismo ese lado exigente y creativo a base de aprender cada día. Vamos, que va a su bola (y le está saliendo muy requetebién). A él no le gusta etiquetarla, pero se puede decir que la cocina de Sunne es tradición, fusión y creatividad a partes iguales. Son platos cuidados, con buen producto y un hueco siempre para la sorpresa. Se nota en el hilo de su carta que hay una influencia asiática, pero sigue siendo patos muy basados en el sabor y en sus raíces de aquí.

La carta de Sunne te cambia un ingrediente cuando menos te lo esperas, y se ajusta mucho a los productos de temporada (se pasa el día en el mercado buscando cómo incorporar nueva materia prima). Siempre constante movimiento y evolución. En ella te encontrarás una primera parte de entrantes con platos como la ensalada de pato crujiente, el abanico ibérico a la parrilla o el canelón de wagyu al curry japonés. Verás que muchos de sus platos son en crudo (sobre todo carnes y pescados, cero verdura, al menos ahora mismo). Para continuar siguen otros como el salmón rojo de Alaska con quinoa negra, las costillas de vaca rubia Gallega o la presa ibérica con crema Idiazábal. ¿Para cerrar? Una pequeña lista de postres, donde tienes desde un mochi con helado de higos y miel hasta un lingote de chocolate con frutos rojos y helado de yogur (con petazetas incluidas).

Para empaparlo todo echa un ojo a su carta de vinos, con al menos 15 referencias de tinto (casi todos Rioja y Ribera del Duero, pero con otras etiquetas menos conocidas de varias regiones de España) y algunas menos de blancos y rosados.

 

RESERVA EN SUNNE

 

Sin más rodeo, nos vamos al plato a plato, que sabemos que lo estás esperando 😉

 

– SUNNE, PLATO A PLATO –

 

Sunne

Ceviche de dorada

Para ir calentando empezamos con esta dorada con leche de tigre de maracuyá y huevas de trucha, y fue uno de los platos que más nos gustó. La dorada genial, y el saborazo dulce que le daba la maracuyá sorprendía en cada mordisco. De 10.

 

Sunne

Tartar de gambón

Este tartar de gambón vino con base de papaya, salsa de coco ahumado y un gel de mango. El gambón jugoso y perfecto, aunque es cierto que el sabor ahumado del coco (creemos) no es para todo el mundo. La mezcla estaba rica,

 

Tartar de buey

Seguimos la fiesta con este tartar de buey madurado 7 meses (que compran en Cárnicas Lyo, empresa bien conocida en Madrid por sus carnes gallegas de gran calidad). Iba acompañado de cortezas de cerdo crujientes (en daditos pequeños) y una crema de guindilla fermentada. La mezcla de las tres texturas nos gustó mucho, y el toque bien picante que le daba la guindilla a la carne y las cortezas era lo más.

 

Sunne

Taco de atún rojo

Seguimos con este taco de atún rojo Balfegó que estaba en su punto (menos crudos que los platos anteriores) y venía muy bien acompañado de ralladura de trufa negra por encima y una ensalada de wakame por debajo que estaba deliciosa. Muy buena combinación.

 

Sunne

Puro Chocolate

Nos costó un poco elegir el postre porque todo tenía muy buena pinta. Pero, a falta de mochis (que justo ese día no había) nos pedimos el Puro Chocolate. Una mousse de choco de caramelo, con una esfera de chocolate blanco y crema de vainilla con helado de vainilla. Ah, y es instagramizable que te mueres (por si eso no ha quedado claro).

 

Esperamos que te haya gustado la recomendación de hoy 😉 Y con esto, y un bizcocho, ¡me despido hasta la próxima!

LET’S GO, BABY!

DIRECCIÓN

Calle de Sta. Teresa, 2 (Metro Alonso Martínez)

RESERVAS

Tlf. 916 22 59 15

RESERVAR ONLINE


TE VA A ENCANTAR...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al usar este formulario nos autorizas a que almacenemos tus datos.

INSTAGRAM
eat&love en Instagram
Shares