- COME Y AMA, LO DEMÁS YA VENDRÁ -
LEYENDO

Sushi en Bici: el puesto japo-brasileño secreto del Mer...

Sushi en Bici: el puesto japo-brasileño secreto del Mercado de la Cebada

SUSHI EN BICI

COCINA

JAPO-BRASILEÑA

PRECIO POR PERSONA

25-30€ (con cóctel)

♥︎♥︎♡

Aaaay, qué gustico que da entrar al mercado a pasearse ojeando los puestos con una caña en una mano y la bolsa de la compra (o los más intrépidos, el carrito) en la otra. Sortear cajas de pescado fresco por sus pasillos y saludar a Manoli, la carnicera que siempre te ofrece un trozo de jamón y una sonrisa de oreja a oreja cuando pasas por allí. Entonces llegas a un puesto silencioso y muy tranquilo. Y te sientas para que te hagan charlar un rato sobre viajes, te callen a base de tataki y te enchispen con 2 (o más) caipirinhas de sake. Este secreto escondido en un esquinazo del Mercado de La Cebada se llama Sushi en Bici y su chef es el brasileño Ariel D’Avila (Sacha, Punto MX y D.O.M.). Un punto crudo, honesto y en bruto, de esos que no esconden ni un ápice de postureo. Solo producto. Prepárate, yonki del pescado, porque hoy te traemos una barra clandestina que ya incluimos en nuestra lista de puestos de mercados foodies de Madrid. ¿Listo? ¡Al lío!

 

Sushi en Bici

 

Vale, nosotros también somos de los que piensan que los horarios del Mercado de la Cebada están pasados de rosca. Y es que, aunque tiene un puñadín de puestos de hostelería, conservan horarios súper antiguos (a las 14:00 y a las 20:30 te cierra la puerta en las narices, cuando te ha entrao todo el antojo de comer), lo que hace que parezca que siempre está cerrado. Vas un sábado de par de mañana a hincharte a birras y después la farra debe continuar por La Latina. O no, porque Sushi en Bici se queda abierto para enchufarte sushi en vena aunque seas la única persona que queda ahí dentro. ¿Y cómo acceder? (o salir, si te dan las mil): pues a través del aparcamiento. Sí, lo que lees. Clandestinidad de toda la vida. De repente estás en otro mundo, abandonado en uno de los mercados más antiguos de Madrid y solo una barra de bar iluminada haciéndote sushi del bueno. Cuando acabes la comilona, si no sabes salir, el chef (muy majísimo él) te lo indica 🙂

Como te veníamos contando, al mando está Ariel D’Avila, un chef brasileño que lleva ya unos años viviendo en España y que tiene un historial de fogones bien interesante. Entre ellos, los restaurantes Sacha, Punto MX o D.O.M. (junto a Alex Atala). Antaño se dedicaba al catering y era chef a domicilio, así que se iba en su bici a cocinar a las casas. Ahí nació la idea de Sushi en Bici y, hasta hoy, sigue alimentando morros finos desde el otro lado de la barra.

 

Sushi en Bici

 

¿Y cuál es la propuesta gastro de Sushi en Bici? Pues una combinación de sabores japo-brasileños con diferentes tipos de sushi hechos al momento ahí mismo, en tu morro fino. El pescado siempre de gran calidad, y es que Ariel tiene la suerte de poder elegir las mejores piezas de sus puestos vecinos dentro del mercado (compran productos por temporada). Aquí no entran boquitas de pega, sino bocas humildes que quieren producto de verdad en un rincón que rebosa sencillez por cada costado. El chef trata cada plato con mucho cariño y se propone dejarlo perfecto para ti, porque lo que hace le gusta de verdad. Un lujo, vamos.

Su carta, como imaginarás, tiene una potente (pero bien seleccionada) lista de crudeza pescadera en todos sus formatos: sashiminigirimakis, gunkantemakichirashi y ensaladas. Simple y delicioso. No se olvida del momento gyoza, sus raíces brasileñas (con su espectacular moqueca de gambones) y de otros platos fuera de carta que van variando. Por eso, de estos últimos, es normal encontrártelos diferentes según el producto de temporada que haya en el mercado. Ah, y muy importante, suelen tener alguna opción para vegetarianos y veganos.

¿Para empaparlo todo? Su sakerinha, sus rica (y refrescante) versión japo-brasileña de la caipiriña elaborada a base de sake. Las tiene de dos tipos. Para nosotros la mejor es la de fresas, lima y hierba buena, pero prueba también la de lima, limón y jengibre (con ese toque picantón que tanto mola).

Ahora sí que si, te enseñamos todo lo que nos echamos al cuerpo en nuestra visita a Sushi en Bici 😉

 

– SUSHI EN BICI, PLATO A PLATO –

 

Sushi en Bici

Sashimi 

Empezamos con un golpe sobre la mesa a base de sashimi. Aquí venían pequeñas piezas de pez mantequilla, corvina, atún y salmón. Un corte perfecto y un sabor de mercado, ¡de esos que no defraudan!

 

Sushi en Bici

Nigiri

Para seguir con el juego Ariel nos preparó 3 piezas de nigiri que estaban para chuparse los dedos. El primero de atún que venía ya con su soja untada por encima, el siguiente es de pez mantequilla con ajo negro, y por último el de salmón flambeado con cebolla quemada. Todo sabroso y preparado al milímetro. Nos encantó. Ah, y como dato curioso, aunque tienes la posibilidad de llenar un cuenco con soja, para estas piezas en concreto nos dejó un spray de soja de los que se usan en catering. Mucho mejor, así no se te desmonta el nigiri y te lo llevas entero a la boca!

 

Sushi en Bici

Uramaki de corvina

Y llegaron estos ricos uramakis de pescado blanco. En este caso fue corvina con aguacate mayo japo, shichimi togarashi (un condimento que tiene una buena mezcla de especias y es típico de la cocina japonesa), cebollino y tobiko.

 

Sushi en Bici

Uramaki de salmón

Continua la fiesta del uramaki, pero esta vez nos los preparó con salmón, aguacate (que no falte), queso crema, cebollino y sésamo. Sencillo y delicioso. Tanto el anterior como este son ideales para compartir.

 

Sushi en Bici

Gyozas

El primer plato calentito llegó con esta combinación de gyozas que estaban increíbles. Como sabéis, son estas empanadillas a la plancha y al vapor que tanto nos gustan cuando están bien hechas. Este fue uno de esos casos. Unas venían rellenas de carne con verdura (carne  verduras de verdad) y soltaban un caldito súper sabroso. Las otras venían rellenas a base de langostino y shiitake. Deliciosas. Para repetir!

 

Sushi en Bici

Moqueca de gambones

Por si no hubiésemos tenido suficiente con todo lo anterior, vienen las raíces de Ariel como un golpe en seco y nos sorprenden con un plato brasileño que fue babeo puro y duro (de principio a fin). Digamos que aparentemente es como un curry, pero sin serlo. Lo elabora con farofa, que es una harina de yuca tostada y condimentada que utilizan muchísimo en Brasil (en vez de pan, comen esto). La moqueca lleva aceite de coco y dende (aceite de la bahía), arroz, leche de coco con cilantro, y un sofrito de todo. Este venía con unos gambones riquísimos. No queríamos que se acabara, tal cual.

 

Como ves, comilón, aquí no hay postre. Y aunque, como bien sabes, es algo que jamás perdonamos, como en alguna que otra ocasión hemos hecho una excepción. Estaba todo tan bueno y acabamos tan llenos, que lo mejor que pudimos hacer es pedirnos otra sakerinha. Y seguro que tú acabas haciendo lo mismo 😉

Esperamos que te haya molado la recomendación de hoy. Y con esto, y un bizcocho, ¡me despido hasta la próxima!

 

LET’S GO, BABY!

DIRECCIÓN

Mercado de la Cebada – p.101 planta Baja, Plaza de la Cebada (Metro La Latina)

RESERVAS

Tlf. 675 52 31 74


TE VA A ENCANTAR...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al usar este formulario nos autorizas a que almacenemos tus datos.

INSTAGRAM
eat&love en Instagram
Shares