- COME Y AMA, LO DEMÁS YA VENDRÁ -
Leyendo

Ensalada de calabacín, berenjena y quinoa para que te m...

Ensalada de calabacín, berenjena y quinoa para que te mimes

Pausa. Stop. Detox. ¡Tregua! Te lo pide el cuerpo: en castellano, en inglés y en chino mandarín. Después de tres meses de atracones de helado, fritos por aquí y por allá y copazos en la piscina necesitas un descanso antes de que llegue el turrón -parece mentira, pero sí: ¡ya está casi aquí!-. Por eso, hoy te proponemos una receta ‘sanota’, sí, pero rica, que tampoco es cuestión de torturarse: una ensalada templada -con eso de que estamos en ‘veroño’ y no tenemos ni frío, ni calor nos iba al pelo- a base de quinoa y verduras frescas que te va a venir de lujo para darle a tu cuerpo esos mimitos que te está pidiendo a gritos.

 

final2ok

 

Como siempre, nos acercamos al Ahorramas más cercano para pasarnos por la zona de verduras frescas, dónde vamos a conseguir los ingredientes necesarios para un plato realmente sano y natural.

¿Vamos?

– INGREDIENTES & LOVE –

ingredientesok

Para 2-3 personas

Quinoa (150 gr aprox)

Dicen las buenas lenguas que la quinoa es un ‘superalimento’. Consumido desde hace cientos de años en los Andes y considerada sagrada por los incas, la quinoa es un pseudocereal muy completo con un casi perfecto equilibrio entre proteínas, fibra, grasas no saturadas y minerales. Además, al contrario que otros cereales, la quinoa no tiene gluten, así que si eres celíaco o intolerante podrás consumirla felizmente ; )

Un calabacín y una berenjena frescos

Dos verduras de esas comodín que siempre hay que tener en el “fondo de nevera” y que le van a dar a nuestra ensalada el toque verde que necesita para ser digna de ese nombre.

1 puñado de piñones

Ah, ¡los piñones! Estas delicias son el toque ‘foodie’ ideal para una ensalada ‘top’. No son fáciles de encontrar, pero en Ahorramas las tienen de su marca, Alipende, y están fenomenal.

1 puñado de anacardos y almendras

Los frutos secos son la gasolina que nuestro cuerpo necesita en estos meses en los que toca volver al ‘cole’ y a los días grises del invierno a los que tenemos tan pocas ganas. Nosotros te recomendamos que los tuestes con un chorrito de aceite de oliva (aunque también puedes comprarlos fritos en Ahorramas).

1 puñado de pasas

También aportan mucha energía, poder antioxidante y un toque dulce que ayudará a dar un contrapunto de sabor a la ensalada.

200 gr de queso feta

Otro invitado recurrente de las recetas ‘healthy’. El queso feta nos gusta porque tiene muchas menos calorías y grasas que otros quesos y, claro, ¡por su sabor!

Un puñado de comino y una cucharada de cúrcuma

Las especias son los polvos mágicos de la cocina. Nos encanta jugar con ellas y ver cómo nuestros platos cambian. La cúrcuma y el comino le darán un toque exótico a nuestra ensalada, ¡además de un precioso color!

Albahaca y menta (o hierbabuena) frescas

Las hierbas aromáticas frescas son otro ingrediente que puede marcar la diferencia entre un plato y un platazo. No se encuentran en todos lados pero, de nuevo, también las tienes en Ahorramas (¡estamos de suerte!). Puedes usarlas también para decorar y “cocinar” una ensalada muy pero que muy “instagramizable”.

Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

El zumo de 1 limón

Una pizca de sal y pimienta

Amor. Siempre ; )

– TU ENSALADA, PASO A PASO –

berenjenaok

calabacinok

fetaok2
Una ensalada que se ‘cocina’

Nuestra ensalada templada no se prepara, se ‘cocina’ (sí, así de chulos somos). Para hacerlo, empieza por hervir la quinoa unos 15 – 20 minutos (antes pásale un chorrito de agua con un colador para que su sabor no sea amargo). Corta en láminas finas el calabacín y en dados la berenjena, colócalos en un recipiente de cristal de horno y añade sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Déjalas hornear unos 10-15 minutos (que no se queden excesivamente blandas) y chispúm 😉 ¡Ah! También puedes (si quieres) tostar un poquito en la sartén las almendras, piñones y anacardos.

Los complementos

Una vez que el calabacín, la berenjena y la quinoa (puedes remojarla con un chorro de agua fría para enfriar un poco más el plato) estén listos, viértelos en una ensaladera (si es de cristal, mejor que mejor: así se verá estupendamente lo bonita que te va a quedar). Añade el queso feta cortado en dados, los, piñones, las almendras y los anacardos tostados.

El toque de varita mágica

Ahora que ya lo tienes todo mezclado, solo te falta darle a tu ensalada ese “toque de varita mágica” que le va a dar todo el saborazo al plato. Hazlo añadiendo un poco de pimienta, sal, la hierbabuena y la albahaca frescas picadas en trocitos pequeños, una cucharada de cúrcuma (ojo, no te pases con la dosis, ¡da muchísimo sabor!), el comino, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y otro de limón. ¡Ah! No olvides reservar unas pocas hojas de albahaca para decorar 🙂

 

pinonesok

limon2ok

 

¡Tachán! Tu ensalada templada de quinoa, calabacín y berenjena ya está lista para practiques con ella aquello de “comer y amar, todo es empezar”. Hazlo despacito, saboreando cada bocado, dejándole a tu cuerpo respirar. Te vas a sentir de lujo: ¡palabra de eat&love!

 

finalok

 

PD: este post ha sido patrocinado por nuestros amigos de Ahorramas. Con todo, lo hemos escrito, como siempre, con el corazón: nunca te recomendaríamos algo que no nosgustase. Palabra de eat&love.

Equipo eat&love
Somos Susana, Fabio y el resto de colaboradores molones que nos acompañan en este viaje gastronómico.

TE VA A GUSTAR...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INSTAGRAM
eat&love en Instagram
22 Compartir
Twittear
Compartir22
+1
Compartir
Email