- COME Y AMA, LO DEMÁS YA VENDRÁ -
LEYENDO

La Esperanza: ga-ri-ta-zo de cocina mediterránea (tope ...

La Esperanza: ga-ri-ta-zo de cocina mediterránea (tope castizo) en Madrid

BAR LA ESPERANZA

COCINA

MEDITERRÁNEA

PRECIO POR PERSONA

20-25€ (con vino y postre compartido)

♥︎ ♥︎ ♥︎

Ahí ahí, justo en pleno bullicio madrileño, bailando entre Las Letras y Lavapiés vamos paseando sin poder evitar que todos nuestros sentidos se desvíen en la misma dirección: La Esperanza Bar. Y tanto que bar, ¡oiga usted! Que ni sabemos (ni queremos) resistirnos a su alma de bareto setentero ni a su deliciosa cocina de aires mediterráneos. Porque un arroz ibicenco puede vivir con un tzatiki y un tinto de La Toscana sin liarla parda. Porque nos ha engatusado desde el minuto 1 sin ‘peros’ que valgan. Y, sobre todo, porque Mario Álvarez (Matute), Javier Goya (Triciclo) y Ferrán Blanco son acierto seguro. Y aquí, que queréis que os diga, lo han bordado. Ponte cómodo, ¡que nos vamos!

 

 

La Esperanza

Entrada La Esperanza

Después de un paseo por Santa Isabel (y sus imperdonables cañas), deja atrás el precioso Cine Doré y el mercado de Antón Martín para adentrarte en la calle Torrecilla del Leal. Allí verás tu objetivo, con un rótulo que reza La Esperanza Restaurante-bar. Cuando cruces la puerta vas a volver a los 70’s – 80’s como si nunca se hubieran ido. Un bar con alma, informal y auténtico, donde no cabe ni un ápice de postureo. Un espacio fiel a la esencia de los bares de barrio de toda la vida.

Parece que toda la luz de la calle se ha puesto de acuerdo para iluminar su entrada, donde verás su vitrina de chacinas y quesos, pizarras con recomendaciones y la cocina a vista. Aunque casi te enamorará más su barra de mosaico con antiguos taburetes y lámparas art decó. Una zona que te abre paso a otra a base de mesas y sillas de fornica (las clásicas del cole) y a un ambientazo que no ”pretende ser”, sino que es. Y ya está. 

Y te preguntarás, ¿quién ha parido un local tan molón sin pretender que sea molón? ¡Ahá! Pues los chefs padres del proyecto son Javier Goya (Triciclo, Market by Triciclo, Tándem y Taberna La Elisa) y Ferrán Blanch (compi de Javi en sus prácticas en Zuberoa y su mano derecha en Triciclo y Tándem). Juntos han creado este proyecto donde sentirse uno como antes y donde comer de escándalo a un precio genial. Si encima a eso le sumas que esta gente es súper maja, cercana y cariñosa a más no poder, pues nos queda un garitazo por el que dejarse caer día sí y día también (ya te anticipamos que, una vez que lo pruebes, te va a costar no repetir). 

 

La Esperanza

 

La propuesta gastronómica de La Esperanza explora (y encuentra con mucha astucia) todas las culturas que rodean al Mar Mediterráneo. Es el resultado de sus viajes, esos en los que se enamoraron de las cocinas italiana, francesa, griega, del Magreb o de Oriente Medio, sin dar la espalda los sabores catalanes o de Levante. Cogieron toda la calidad de sus despensas para elaborar recetas sencillas, de sabor tradicional, pero rematadas con un ligero e inconfundible sello Triciclo.

Por eso a la hora de elegir te vas a tirar un poquito de los pelos (es una aventura, créeme). Por un lado está su tapeo castizorro, ese que te calzas sin darte cuenta al son de un buen vermut. Con sus mezzes, croquetas, conservas en su mojo especial, embutidos y quesos (todo de calité, nada de mediocridades aquí). Por otro lado, tenemos la contundencia a base de platos y raciones, donde lo ideal es compartir para poder probar cuantas más cosas mejor.

 

La Esperanza

 

Como venimos diciendo, la carta de La Esperanza se pasea por todo el Mediterráneo y eso es exactamente lo que vas a encontrarte. Dividida en brasa, ensaladas, tapeo mediterráneo, pastas y arroces, entrepanes, guisos mediterráneos y postres. Triunfa su clásica Bomba de patata de la Barceloneta rellena de carne y con un toque picante bien resultón. Propuestas como el secreto ibérico -con picada mediterránea- o la ensalada de manitas con gambas y vinagreta de boletus y jamón que no se pelean, ni mucho menos, con el hummus o el kebab de cordero.

Sigue salivando y prueba, por ejemplo, su bacalao con garbanzos, butifarra negra y espinacas o los rigatoni rellenos de boloñesa gratinados con bechamel y pesto. Déjate aconsejar con sus vinos (sangioveses de La Toscana, macabeos del Penedes o tintos del Rosellon). Y cierra compartiendo sus postres, como el valenciano -helado de vainilla, frutas frescas y zumo de naranja- o su básico (y bien rico) chocolate con aceite, pan y sal.

Esto y mucho más en nuestro post de hoy, como siempre, con ”platillos y señales” 😉

 

– LA ESPERANZA, PLATO A PLATO –

 

 

La Esperanza

Flor de alcachofa a la brasa con vinagreta de boletus y lámina ibérica

Alcachofas con un sabor bien intenso y cocinadas a la brasa. Un plato súper sencillo que sirven con panceta ibérica por encima haciendo que los bocados se derritan literalmente en la boca. Al final le añaden un toque de vinagreta de boletus.

 

 

La Esperanza

Bomba de la Barceloneta

El tapeo catalán entra con fuerza con este platito que nos encantó. Las bombas de la Barceloneta son un clásico y sí, son auténticas ”bombas calóricas” (pero deliciosas), rebozadas y fritas que rellenan de puré de patatas con carne. Después la acompañan de una salsa brava al estilo catalán (muy muy casera e intensa de sabor) y alioli. Muy buena.

 

 

La Esperanza

Ensalada de manitas con gambas

Esta ensalada es el típico plato de ‘mar y montaña’ que engaña un poco por eso de las manitas de cerdo. Uno se imagina algo súper contundente, pero las manitas vienen laminaditas bien finas como si fueran embutido (más democrático, ¡que la casquería no es para todos los morros finos!). Las cubren con rúcula y canónigos, deliciosas gambas a la brasa, piñones y boletus. Para nosotros fue muy sabroso y ligero, perfecto si luego te vas a meter una paella o un fideuá (como fue nuestro caso) entre pecho y espalda 😉

 

 

La Esperanza

Fideuá valenciana

Puro éxtasis mediterráneo. Si esto no está rico que baje un valenciano y lo vea, ¡hombre ya! 😉 A nosotros nos pareció magnifique! La fideuá estaba bien crujientita por arriba, preparada con sepia ”a la bruta” (con sofrito preparado con su propia tinta). El toque maestro viene protagonizado por las gambas a la brasa que lleva encima -un fetiche de varios platos de La Esperanza- y su salsa alioli.

 

 

La Esperanza

Atún rojo Balfegó con caponata

Como segundo plato principal llegó a la mesa este atún rojo Balfegó con caponata donde la calidad del producto (que pillan en la casa Balfegó, claro está), es la protagonista indiscutible. Los cortes de atún son casi perfectos, y vienen en el puntito justo de brasa para poder disfrutar del aroma a carbón que lleva por fuera, pero también de su interior bien jugosón. Lo combinan con una base de caponata preparada con berenjena, tomate, olivas y alcaparras. ¡Alegría pal cuerpasso señores/as!

 

 

La Esperanza

Tarta fina de manzana horneada al momento

Y llegó uno de los mejores momentos de toda comida para el eatandlover: la hora de probar el postre. Esta es una tarta de manzana que hornean al momento  y que claro, tarda un ratico en salir (10 minutillos, no desesperes). La masa tiene un sabor casero a mantequilla muy bruto, que nos recuerda más a la tradición francesa que a la mediterránea, pero en todo caso, está rica rica rica. Acierto total (aunque cualquier cosa de su carta lo es).

 

Y esto ha sido todo, amigues 🙂 Con esto y un bizcocho, ¡nos despedimos hasta la próxima!

 

LET’S GO, BABY!

DIRECCIÓN

Calle Torrecilla del Leal 3 (Metro Antón Martín)

RESERVAS

Tlf. 915 282 542

RESERVAR ONLINE


TE VA A ENCANTAR...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al usar este formulario nos autorizas a que almacenemos tus datos.

INSTAGRAM
eat&love en Instagram
Shares